A Kilian Jornet le gustan los retos, y también los récords, de los que ya tiene unos cuantos en su haber. Esta vez se había propuesto uno tan complicado o más como otros que ha afrontado y era el de superar el récord de desnivel positivo en 24 horas con esquís de montaña. Un reto que ya había tenido varios novios anteriores con increíbles marcas conseguidas en 2018. Mike Foote consiguió ascender un total de 18.654 metros y Lars Erik Skjervheim que lo había superado con 20.939 metros. El escenario elegido para asaltar el récord de ascenso en 24 horas con esquíes por el catalán fue la estación noruega de Tusten.

Esta no es mi definición de ‘día divertido’, pero es genial probarse para ver qué es lo que uno es capaz de hacer. Así que me sentí agusto haciendo el hámster durante las 24 horas. Tuve buenas sensaciones, malas, pasamos muchas horas con el frontal, pero también esquiamos algunos tramos de nieve polvo durante los 23.486 m” , contaba Jornet a través de su cuenta de Instagram. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

This is not my definition of “fun day” but it is great to test yourself to see what you’re able to do. So feel great of this day doing the hamster at @tustenskiheiser during 24h. I felt good and bad, we spend many hours on our headlamp but also ski some pow during the 23.486m. Thanks to @romsdalrando, Emelie, Jordi and Joan for all the help ! Follow @suunto for more insights! 📸 @mattibernitz / @romsdalrando

Una publicación compartida de Kilian Jornet (@kilianjornet) el

El desnivel completado durante su gesta equivale a ascender seis veces al Mont Blanc desde el nivel del mar y supone una media de 979 metros por hora, poca broma. Tampoco está nada mal la velocidad máxima que consiguió alcanzar en los tramos de descenso, 115,6 kms/h.