María José Martínez Maroto es una triatleta que ha dado mucho que hablar desde que decidiera romper con su vida anterior y recorrer el mundo con el triatlón. Es una de tantas aficionadas al triatlón con las que nos sentimos identificados muchos y muchas de nosotros por tener que sacrificar horas de sueño, trabajo y vida social. Alta ejecutiva en una empresa valenciana, su vida cambió desde que el triatlón le atrapara. ¿Os suena? El pasado 1 de agosto viajó hasta Australia para disputar hoy el Ironman 70.3 World Championship en Mooloolaba en GGEE. En un interesante artículo publicado por El Confidencial, la triatleta de 39 años explicaba cómo ha sido este cambio. “Pasó de un día para otro. De no haber completado casi una carrera de 5 kms a prepararse directamente para ser una triatleta”.

Y de ahí al Ironman, con un par de narices. Como se suele hacer en estos casos. Por ahora lleva ya 4 Ironmanes y 8 medios. Su llegada a Australia, como ya os imaginaréis, ha sido con la intención de prepararse la prueba disputada hoy a conciencia: 1.900 metros nadando, 90 kms de bici y 21,1 de carrera.

Como muchas mujeres que se meten en este mundillo, María José ha tenido que enfrentarse a muchos “noes”, esos pluses de motivación que sacan lo mejor que llevamos dentro. En confianza, no hay nada mejor que decirle a una mujer que no puede hacer algo, porque terminará haciéndolo. Así que, vosotros veréis dónde os metéis.

María José, como el resto de mujeres triatletas que no son profesionales, tiene que compaginar trabajo y entrenamiento. Además de las 8 horas que dedica a su trabajo, ajusta su agenda para incluir 3 sesiones de entrenamiento al día. Se despierta a las 6:30 y empieza su primera sesión. Pasadas las 9 de la mañana empieza a trabajar hasta la hora de comer, que vuelve a entrenar. Y, cuando el trabajo se lo permite, afronta un tercer entreno por la noche. Está claro, los milagros no existen. Todo es el resultado de esfuerzo, entrenamiento y dedicación.

Su sueño: Mundial Ironman 70.3

Un buen día decidió que quería clasificarse para disputar el Mundial Ironman 70.3. En marzo de este año, En Puerto Rico, compitió y se clasificó. Y ahora dime tú si querer no es poder…

Foto: mariajosemaroto.com

 

Y hoy ha estado allí disfrutando y terminando con un tiempo de 6:08:09, lo que le sitúa en el puesto 114 de su categoría:

maroto

Probablemente es un crono alejado de los 4:09:12 que ha marcado hoy Holly Lawrence en Mooloolaba, o del 4:11:09 de Melissa Hauschildt y el tercer puesto de Heather Wurtele con 4:13:36, pero la felicidad de una triatleta popular que hace lo que quiere con su vida no se la quita nadie.

¿Por qué este cambio radical?

Su visión de la vida cambia radicalmente tras una enfermedad de su madre. “Esa incertidumbre, tras varias operaciones sin saber el alcance de la dolencia, me afectó a nivel psicológico”, recuerda en la entrevista al Confidencial. Y un buen día decidió “vivir como si no hubiera un mañana”. Maria José trata de aprovechar el día a día, el aquí y ahora. Ese Carpe Diem que todos conocemos y nunca aplicamos. ¿Qué es el futuro? ¡El futuro no existe!

Conclusión para hoy. Si tienes un sueño, ve a por él siempre que puedas. Hoy es hoy, mañana puede no existir. Y, sobre todo, vive la vida.