Muchas veces hablo con gente que quisiera probar el triatlón, pero no se atreve por la natación. La frase más manida es la de “uff, yo correr y la bici bien, pero es que no tengo ni idea de nadar”. Yo siempre les respondo “pues la natación es lo más fácil, al fin y al cabo es una hora en una prueba de once horas” (siempre hablo de distancia Ironman). Si te has encontrado con gente que no se atreve con la natación, o que se lo está pensando y no sabe por dónde empezar, o tú mismo estás en la situación, ahí van unos cuantos consejos para empezar a entrenar en el agua:

Apúntate a un curso de iniciación para adultos

En todas las ciudades hay cursillos -casi siempre municipales- de natación para adultos. No tengas miedo a ir. Si no tienes destreza del agua, o te da miedo, te ayudarán. Si directamente nunca has aprendido a nadar, te enseñarán. En este sentido siempre digo que para los novatos lo importante no es aprender la técnica como tal, que viene con horas y horas de práctica, si no los movimientos básicos. Y en un cursillo de un par de meses, se aprende más que de sobra.

Ve vídeos en internet

En youtube hay infinidad de vídeos, tanto de técnica como de pruebas de natación, que te ayudarán a aprender a nadar correctamente. Muchos están en inglés, es cierto, pero una imagen vale más que mil palabras.

Grábate con una cámara subacuática

Siendo triatletas como somos, seguro que tenemos acceso a una GoPro o similar. Si tenemos oportunidad de grabarnos, y luego comparar nuestra natación con la que vemos en los vídeos de internet, sabremos cuáles son los movimientos a intentar cambiar.

Lee libros sobre natación

En castellano hay libros muy interesantes sobre natación. Desde el de Inmersión total, que en algún momento todos los triatletas nos hemos planteado probar, hasta otros como Tratado de natación. Ver por escrito cómo es el proceso de aprendizaje, por qué de cada movimiento e incluso ver sesiones específicas o ejercicios de técnica que puedes hacer, te ayudarán sobremanera.

Contrata un entrenador personal

Hay entrenadores personales, o entrenadores de triatlón, que pueden darte sesiones específicas. Te aseguro que en dos sesiones, siendo bien dirigido, puedes notar resultados asombrosos.