La historia de este ciclista de apenas 18 años está en todo los medios en la última semana tras hacerse con el doblete en el Campeonato del Mundo júnior de ciclismo en ruta que se disputa en la localidad austriaca de Innsbruck. Ganó primero la prueba contrarreloj individual con una victoria aplastante sobre el segundo clasificado, el australiano Lucas Plapp, al que le metió nada más y nada menos que 1’23” en un recorrido de 27,8 kilómetros. El tercer clasificado fue el italiano Andrea Piccolo, que llegó a 1’37” de la nueva promesa del ciclismo belga, Evenepoel. El jueves pasado ganaba la prueba de ciclismo en línea sobre un trazado de 132 kilómetros y tres subidas importantes. Solo el alemán Marius Mayrhofer, que llegó a 1’25” a meta y el italiano Alessandro Fancellu (+1’38”) intentaron seguir la estela del que hoy por hoy es el rey de su categoría.

Ya sabemos que tiene un futuro prometedor por delante de seguir esta progresión, máxime cuando ha demostrado que se le da bien cualquier deporte que toca. Después de pasar por equipos juveniles nacionales, consiguió jugar en el Anderlecht de Bruselas, pero pasaba demasiado tiempo en el banquillo y ello le hizo tomar la decisión final en 2017 de colgar las botas y pasarse al ciclismo. Aunque por los comentarios de su exentrenador en el Aderlecht, Evenepoel podía haberse dedicado a cualquier deporte, ya que tiene un gran talento innato, incluso para correr. En la revista Sport/Voetbal, Stéphane Stassin, su extrenador, cuenta una anécdota sobre el actual Campeón del Mundo para la cual hay que remontarse a la media maratón de Bruselas de 2016.

Stassin: “El día antes de la carrera, ganamos un partido importante, y el miércoles teníamos que volver a jugar, por eso les pedí a mis jugadores que descansaran el domingo”. Peor Evenepoel quería estar con los kenianos unos kiómetros y ver cómo corrían, incluso siendo domingo. Y aunque fuera sorprendido por su entrenador, al que no le hizo mucha gracia verle allí, el caso es que el joven belga de 16 años por aquel entonces terminó la media maratón de Bruselas en el puesto número 13 con una marca de 1h 16’14”, lo que significa correr a 3’36 el kilómetro, pasando el kilómetro 10 en 35’10”.

Desgraciadamente nunca sabremos de qué habría sido capaz Remco Evenepoel si no hubiera optado finalmente por la bici, y hubiera elegido las zapatillas de correr. Otro detalle a tener muy en cuenta es saber que el entrenador de Evenepoel, Fred Vandervennet, es triple campeón belga de maratón. Aunque de casta le viene al galgo, lo que está claro es que este joven de 18 años es un talento deportivo natural.