Quien más quien menos ya hemos acabado las vacaciones, incluso los últimos rezagados que las cogieron en septiembre. De los que nos fuimos en julio ya ni hablamos. Ahora toca volver a la rutina de la vida diaria, que incluye nuestras horas de estudio, de trabajo, de familia y de entrenamiento. Sube nuestro estrés, algunos viajamos constantemente y retomar el hábito de entrenar se vuelve más complicado. Así que hemos pensado una serie de actividades que hay que empezar a poner en marcha estos días:

La comida

Las vacaciones son para ponerse como el kiko, para hacer todo eso que el resto del año, ya por nuestro ritmo laboral, ya por las exigencias de nuestro deporte, no podemos hacer. Más de uno habremos cogido algún kilo de más, y ha llegado el momento de ponerse firmes y volver a los hábitos saludables.

Empieza a entrenar, pero con calma

No es el momento para ponerse hacer series que nos lleven a la extenuación y nos dejen las patas del revés. Aún no. Sal a correr relajado, cómodo. Y ve a la piscina sin más pretensiones que las de dar vueltas en la piscina. Quizás es momento para intentar mejorar gestos dentro del agua. Y sobre la bici, más de lo mismo: es el momento ideal para salidas con los colegas de un par de horas, en las que todos mantengan el mismo ritmo y nadie vaya con la lengua fuera.

Foto: Francisco García "Lucanux"

Foto: Francisco García «Lucanux»

Empieza a buscar objetivos de temporada

Es el momento de pensar dónde y en qué vas a competir el año próximo. ¿Lo ideal? Que busques algún objetivo para final de año, alguna prueba corta ya sea en carrera a pie o ya sea en duatlón, y una vez pasadas las uvas te pongas a preparar algo gordo. Ya sabes que en Planeta Triatlón somos muy de la larga distancia, pero puede ser un medio, o incluso un olímpico exigente en el que conseguir MMP. La cosa es que tu cabeza comience a tener el runrún y puedas poco a poco a meter entrenamientos específicos.

Además te ayudará a planificar.

Descansa

Igual que la alimentación que comentábamos al principio, acostumbrar a nuestro cuerpo a las horas de sueño es básico. Si eres de los afortunados que a mediodía tienen la inmensa suerte de poder echarse una siesta, acostúmbrate. Y por la noche olvídate de los días de vacaciones en los que te ibas a las tantas a la cama: hay que dormir. Cuanto más descansado esté nuestro cuerpo, más recuperará y más podremos rendir en los entrenamientos que se nos echan encima.

Foto: Flickr // Gianmarco Galbati

Foto: Flickr // Gianmarco Galbati

Pícate con tus amigos en Strava

Quien dice Strava, dice cualquier app de deporte, que nos permita sin volvernos locos, empezar a meter un poco de caña en nuestros entrenamientos: la salida con los colegas que decíamos hace un momento: unos cuantos segmentos de esos que le gustan a todo el mundo. ¿Qué hay mejor que intentar darlo todo unos metros para adelantar en la clasificación a nuestros compañeros? Ese puntito de calidad en los entrenamientos nos ayudará a poco a poco terminar metiendo el entrenamiento de series en unas semanas.