Hablábamos hace unos días de que los triatletas españoles habían sido los que más dinero habían ingresado por premios en 2017, dato para estar orgulloso de ellos, sin duda. Pero hoy nos ponemos serios para hablar de un tema muy relacionado que nos preocupa muy mucho: ¿es posible ser triatleta élite sin morir en el intento?

Uff. Interesante pregunta.

En las Series Mundiales de este 2017, entre hombres y mujeres, han participado 407 triatletas. 227 chicos y 180 chicas, para ser más concretos. Entre todos, se han repartido 2.235.000 dólares en premios, 1.117.500 para cada sexo.

Partamos de una premisa: no es dinero. Ayer decíamos que Mario Mola había ingresado 179.800 euros en premios. Por ser el mejor del planeta esta temporada. El año pasado creo que pusimos el ejemplo de cualquier jugador del Eibar (ahora que está tan en boca de todos): el salario mínimo de un jugador de primera división de fútbol es de 120.000 euros. Haced cálculos.

Mario Mola

Foto: ITU Media

Y esto entronca con lo que venía a contar yo. De esos 407 triatletas y esos 2.235.000 euros, solo 139 han percibido algún tipo de premio pecuniario. Es decir: el 65% de todos los deportistas que han participado en alguna serie mundial, se ha vuelto a casa con las manos en los bolsillos.

Pero es que es más: Los diez mejores de esos triatletas, encabezados por Mario Mola y Flora Duffy, acumulan 1.042.700 euros. En porcentajes de nuevo: el 2’4% de los triatletas acumula el 46% de los ingresos. Y si buscamos el dato de los 20 primeros, casi es peor: el 4,9% de los triatletas acumula el 65% del total de ingresos, 1.459.700 dólares.

Y el análisis es desolador se coja por donde se coja: De esos 139 deportistas que han logrado recibir premios económicos, 94 han percibido menos de 10.000 euros.

vicente hernandez running

Foto: ITU Media

Pongamos sin ir más lejos un caso que me parece bastante ilustrador: el canarión Vicente Hernández. Ha ingresado 13.400 euros en premios esta temporada. Y ha participado en las nueve pruebas del calendario, con sus gastos en viajes, hoteles y estancia. Además de los costes en los que los triatletas profesionales incurren en el día a día, entrenador y concentraciones, por ejemplo. ¿Creéis que se sostiene algo así? ¿Creéis que es viable continuar como triatleta de élite, apareciendo en medios especializados cada dos por tres, pero sin tener apoyo de las administraciones o las empresas? Yo creo que no.

Muchos argumentan que ésto va en función de la visibilidad. Que el fútbol está en boca de todos. Bueno, yo discutiría ese dato de que el fútbol aporta el dos por ciento del PIB, sin ir más lejos. Y la visibilidad del Eibar (por continuar el ejemplo), la voy a tomar en pinzas. No son deportes comparables, dado que son deportes de conjunto versus deportes individuales. No obstante, recordemos que Mario Mola, Fernando Alarza y Chente Hernández han sido olímpicos. Durante varios días sus nombres salieron constantemente en medios de comunicación. ¿Qué mayor visibilidad para una marca que tener triatletas que aperecen incluso en cadenas de difusión nacional?

Foto: Cano Sports

Foto: Cano Sports

Además hay marcas de renombre (Santander, Cadena Ser, Cofidis), que están viendo el del triatlón es un nicho interesante. Es cuestión de tiempo que el triatlón pase de ser una moda a un deporte consolidado en el que se mueva mucho dinero. Y aún con eso, los ingresos triatletas siguen siendo paupérrimos. Fernando Alarza tiene la suerte de contar con patrocinadores de renombre, pero por ejemplo el citado Vicente Hernández, que no deja de ser el décimo octavo mejor triatleta de esta temporada (el 18, eh, de miles y miles), apenas cuenta con apoyo de marcas.

También me diréis que todos estos triatletas no compiten solo en las Series Mundiales, que prueban suerte también en el resto de pruebas internacionales, tanto Copas del Mundo como Copas Continentales. Y yo os respondo: los premios a recibir por estas pruebas menores es ridículo. En el caso de las Copas del Mundo el ganador se embolsa 6.000 dólares, pero es que en las Continentales hay alguna en la que el ingreso para el ganador es de 750 dólares. Y los costes no dejan de ser fijos, independientemente del nivel que la prueba tenga.

Ainhoa Murua Carolina Routier wts

Foto: ITU Media

Reconozco que puedo pecar de subjetivo al estar enamorado de este deporte, pero creo que el trabajo que los triatletas profesionales hacen no está pagado. Y me he centrado en nuestros chicos. Si hablamos de las chicas, el panorama es para ponerse, directamente, a llorar: Carolina Routier, 5.100 euros. Ainhoa Murua, 2.900 euros. Miriam Casillas, 1.000 euros. Pero Carmen Gómez, Inés Santiago, Tamara Gómez, Anna Godoy y Cecilia Santamaría, cero.

Ya lo decía Gurutze Frades en la entrevista de ayer: abrirse camino en este deporte como mujer es muy muy jodido…