Hoy 24 de agosto se acaba la sanción que impedía a Lance Armstrong participar en triatlón (y otros deportes que no fueran el ciclismo, en el que sí está sancionado de por vida), así que a partir de mañana comenzarán todas las conjeturas para ver si vemos al norteamericano compitiendo en, por ejemplo, pruebas del circuito Ironman.

Según establece la WADA, «un deportista con un periodo de suspensión superior a cuatro años, una vez transcurridos éstos, podrá participar en eventos deportivos en un deporte que no sea el deporte en el que cometió la regla antidopaje, pero sólo siempre y cuando el evento local no esté a nivel que pudiese permitirle acceder a un campeonato nacional o internacional».

lance armstrong

Foto: bustle.com

¿Qué significa ésto? Que como Lance Armstrong fue sancionado en ciclismo, sí que podría participar en triatlón. Annie Skinner, portavoz de USADA, podría participar en pruebas locales.

Si nos atenemos a lo que establece el código WADA, no podría participar en eventos internacionales con potencial para acumular puntos, pero en el caso de Ironman, han de ser los organizadores quienes decidan si su prueba es local, o nacional o internacional.

Así que la pregunta es clara: Señores de Ironman, ¿veremos a Lance Armstrong en Kona de aquí en unos años?