Si habéis completado un Ironman, sabéis de que hablo. Si aún no lo habéis hecho, soñáis con ello: entrar en meta y ser finisher de un larga distancia es algo indescriptible: luces, animadoras, gente aplaudiendo en las gradas… y ese “You’re an Ironman” que te hace simplemente invencible, hagas ocho horas y quince minutos, hagas dieciséis horas. Pero también es cierto que hay entradas en meta, y entradas en meta. Ahí van las cinco mejores líneas de meta en las que cumplir con los 226kms:

Ironman de Frankfurt

Señores. Palabras mayores. La línea de meta en Römerberg es… Otra cosa, una experiencia única. Imaginad la situación: lleváis horas de competición, sudando, perdiendo líquido, tomando sales, queriendo parar. Lleváis kilómetros pensando cómo será vuestra en meta, si estarán vuestras parejas aplaudiendo… Y entráis en la plaza de Römerberg, completamente abarrotada: gradas a la izquierda, gradas a la derecha y al fondo una meta con una pantalla gigantesca. La música a todo volumen, y un millón de sensaciones recorriendo tu cuerpo.

Frankfurt no será bonito, lo reconozco, pero Römerberg vale todo el viaje y todo el entrenamiento de seis meses.

Ironman de Austria

Ironman de Austria

La línea de meta de Klagenfurt parece más un pueblo que el final de una carrera: dos gradas amplísimas abarrotadas de gente independientemente de que hayan pasado ocho horas o catorce, junto a una gran zona VIP. Y por supuesto, pantallón para que todo el mundo vea bien tu entrada en meta.

Ironman de Hawaii

Ironman de Hawaii

Es posible que no sea la mejor entrada en meta de todo el calendario, incluso que sea chuchurría. Pero chicos, es Kona: es la Meca y todos los que hacemos larga distancia queremos cruzarla alguna vez en nuestra vida.

Ironman de Louisville

Ironman de Louisville

La meta de esta carrera al sur de Estados Unidos pasa por ser una de las más singulares en el deporte. En ella, los atletas terminan en el epicentro de una fiesta, dentro de la mundialmente famosa Fourth Street Live. Es, sin duda, la línea de meta más ensordecedora de todo el circuito: el ruido, la fiesta y la música se pueden oír a tres kilómetros de distancia. Sin duda, un acicate para dar un empujón final a aquellos que vayan en la reserva…

Ironman Lake Placid

Ironman Lake Placid

En palabras de Mike Reilly, uno de los speakers de Ironman, esta es la mejor línea de meta de Estados Unidos y una de las mejores del mundo, acabando en el óvalo olímpico. Miles de espectadores te reciben tras horas y horas de prueba.