En los últimos años se ha desatado entre las marcas fabricantes de bicicleta una competencia atroz por ver quien saca a la venta el modelo más ligero, independientemente de la prohibición de la UCI de estar por debajo de los 6,8 kilos. Supongo que ha sido así a lo largo de toda la historia, pero entiendo que los avances tecnológicos y el acceso a nuevos materiales, unido a la globalización, ha permitido que esta lucha se acrecente y acelere.

De esta manera es relativamente sencillo poder acceder a bicicletas que rondan los seis kilos. Otra cosa es que dispongas de un bolsillo suficientemente grande como para permitirte el antojo, claro. De este modo, hemos visto en los últimos meses la salida al mercado de modelos superligeros de Canyon, Merida, Cannondale, Fuji o Bianchi, entre otras.

Aquí van seis bicicletas que van a hacer que se te caiga la baba.

Canyon Ultimate CF SLX

Canyon Ultimate CF SLX 2016

Foto de bikeboard.at

Cuenta con uno de los cuadros más ligeros del mercado, con un peso de 790 gr, solo diez más que los del modelo que montaba Nairo Quintana en el pasado Tour de Francia. El peso total de toda la bicicleta es de 6,3 kilos.

Canyon Ulimate CF SLX 2016

De todos los modelos disponibles dentro de la gama, el más ligero es el Ultimate CF SLX 9.0 SL, que viene montado con SRAM Red 200 (el grupo más ligero del mercado) y ruedas Mavic R-Sys SLR WTS Exalith. Eso sí, el antojo se paga: el precio de venta al público es de 5.999 euros.

Merida Scultura

Merida Scultura 9000

Foto: Merida bikes

Este modelo fue usado en 2015 en el Giro de Italia por el Lampre-Merida Team, y se puede encontrar en dos modelos: el 9000, con un cuadro de 680 gramos, y el Team, con 750 gramos.

Centrándonos en la Merida Scultura 9000 Ltd, su lanzamiento vino acompañado por el título de “la bicicleta más ligera del mercado” con un peso total de 4,55kilos.

Merida Scultura 9000

¿Qué componentes lleva esta preciosidad para solo pesar cuatro kilos y medio? Va montada con SRAM Red 22, ruedas DT Swiss Mon Chasseral y manillar, potencia, tija y sillín de AX Lightness. Todo por la ridícula cantidad de 13.289 euros.

Fuji SL

Fuji SL 2016

Tras el lanzamiento de Transonic, su bicicleta aero en 2014, Fuji se centró a lo largo del pasado año en reducir el peso de sus bicicletas, lo que culminó en agosto con la presentación en sociedad de la SL. El cuadro pesa 695 euros, un 19% que cualquiera de los cuadros que la marca japo-americana (¿existe este gentilicio?) había fabricado hasta ahora, con lo que parece que lograron su objetivo.

 

 

El modelo Fuji SL 1.1 pesa exactamente 4,96 kilos, montado con SRAM Red y ruedas Reynolds RZR 46. Cuesta la nada desdeñable cantidad de 11.924 euros. Más realista sería el modelo Fuj SL 1.5, que baja su precio hasta los 4.517 euros, y viene montado con Shimano Dura-Ace y un peso de 6,58 kilos.

Bianchi Specialissima

Que si los de Bianchi hacen bicis cuquis, pues se dice. Si bien la mayoría de las bicicletas ligeras muestran todo su poderío escalando, la Bianchi Specialissima destaca también bajando, gracias a su combinación de reducido peso, calidad de conducción y manejo.

 

 

Bianchi Specialissima

El cuadro pesa 780 gr, pero su característica principal es cómo elimina las vibraciones mediante el Countervail, que ya se había visto en la Infinito CV y más recientemente en la Aquila CV.

Montada con Campagnolo Super Record EPS y Shimano Dura-Ace cuesta 9.302 euros.

 

Trek Émonda

Trek Émonda

Lanzada en julio de 2014, el modelo más actual es la Émonda SLR 10, con un peso de 4,65 kilos.

El cuadro, de 690 gramos, está hecho de 700 Series OCLV, el más alto grado de fibra de carbono de Trek. Para lograr su peso inferior a cinco kilos, se ha montado con SRAM Red y ruedas tubulares Tune. ¿El precio? 9.800 euros.