El pasado mes de agosto, tras la ceremonia de entrega de medallas de Río 2016, Michael Phelps declaraba que era la mejor manera de retirarse. “Viniendo esta noche en el bus hacia la piscina, casi me puse a llorar: última vez poniéndome el bañador, última vez representando a mi país ante miles de personas…”, decía.

michael phelps

Foto: Reuters

Y es que, desde que dejó la piscina, Phelps ha dedicado mucho tiempo a viajar, todo lo que no pudo hacerlo antes por nadar y ser el mejor nadador del mundo. El tiburón de Baltimore, muy asiduo a las redes sociales, ha dado buena cuenta de lo que todos estos meses están siendo para él y su familia. Hace poco, le veíamos en las Bahamas a bordo de un barco. También tuvo la oportunidad de participar en «Shark Week» de Discovery, y de nadar entre tiburones. Phelps está descubriendo, sin duda, un nuevo mundo de diversión y popularidad que no ha podido disfrutar durante muchos años: «Fue épico», dijo Phelps. «Fue un verdadero regalo para mí, nunca pensé que nadar con tiburones fuera algo tan relajante, parecía hasta irreal».

El pequeño Boomer Phelps ha ido creciendo poco a poco al lado de sus padres. Acaba de cumplir 11 meses el 5 de abril y según su padre, ya es capaz de decir «mamá», así que no pierde la esperanza de que en breve pronuncie su primer «papá». Phelps no se cansa de decir abiertamente lo feliz que es viendo cómo crece y como cambia su hijo cada día. Eso sí, como a muchos otros padres, la parte que más les está costando conseguir es que Boomer coma.

Y en este contexto de felicidad que la familia Phelps atraviesa, el pasado 1 de abril Michael Phelps publicaba lo siguiente en su cuenta de twitter:

«Algunos sueños/metas de los que no te puedes olvidar… he estado pensando mucho y he decidido ¡que voy a volver!#Tokyo2020.

Horas más tardes, publicaba otro tuit aclarando que había sido todo una broma #aprilfools.

Por desgracia para todos sus admiradores, Phelps ha dejado claro a través de un vídeo que emitió en Facebook live, que los sextos Juegos Olímpicos no están dentro de sus objetivos y que simplemente era una broma. «Lo siento chicos, no voy a estar en los juegos de 2020 … fue sólo una broma», dijo Phelps.

En fin, aunque solo ha sido una broma, fue bonito mientras duró.

Fuente: swimswam