En un mundo donde todo ya es «smart», echábamos de menos unas gafas de natación que nos ayudaran a mejorar el rendimiento nadando. ¿No echáis de menos algo mientras nadáis? ¿Qué pasa con los tiempos intermedios, el número de brazadas o la distancia? No estaría mal poder verlo en una pantalla integrada en la gafas, ¿verdad? Y si encima puedes personalizar los datos que quieres ver en cada momento, ni te cuento.

Ha tenido que ser una startup con sede en Vancouver, Form, quienes han presentado su primer prototipo de gafas de natación con display inteligente. La idea es que el nadador pueda ver las métricas de rendimiento en tiempo real a través de una pantalla integrada en las propias gafas, sin tener que estar mirando la muñeca constantemente.

A diferencia de otros intentos de «smart goggles» lanzados a través de plataformas de crowfunding, las gafas de realidad aumentada compatibles con Android y iPhone, serán una realidad a partir del próximo 7 de agosto por un precio bastante razonable, 199 dólares (unos 180 euros). No parece que sea mal precio, cuando el nuevo Apple Watch empieza a rondar los 399 dólares, o las gafas tope de gama de Speedo estén ya en los 85 dólares.

Form Swim Goggles

Foto: Formswim

Tres años de trabajo en laboratorio

Desarrolladas en un laboratorio secreto en los últimos tres años por el ex nadador Dan Eisenhardt, trabajando junto a un equipo de ingenieros de Intel y el nadador olímpico Scott Dickens, parece que las gafas van a ser lo más codiciado en cuanto a la última tecnología de la natación. La marca adelanta ya que estas gafas satisfacen las necesidades de los nadadores más exigentes, y son lo suficientemente fáciles de usar para cualquier nadador.

Además, como el tema de la comodidad en natación es básico, las nuevas «smart goggles» están fabricadas con materiales de alta calidad y cinco tamaños de puente nasal, por lo que cada nadador podrá conseguir un ajuste cómodo y personalizado.

Este nuevo wearable de natación consta de unas gafas con pantalla de realidad aumentada integrada en la lente de las gafas. También hay sensores de movimiento, como acelerómetros y giroscopios, para detectar el movimiento, y un ordenador que utiliza la inteligencia artificial para seguir y mostrar métricas como los tiempos de paso intermedio, la distancia, y el número de brazadas.

La óptica en este tipo de proyectos es uno de los temas más delicados. No es lo mismo una óptica en tierra que meterla en el agua. Por eso el proyecto ha llevado mucho tiempo de trabajo en laboratorio. Había que conseguir una adecuada impermeabilización dentro de un entorno hostil como es el acuático y el impacto en su sensible tecnología óptica. Se realizaron pruebas rigurosas en agua salada y se hicieron miles de pruebas de impermeabilización de las gafas para asegurar que fueran fiables y duraderas.

Aunque Form es una empresa, ante todo, de tecnología deportiva, la startup sabía que tenía que conseguir una perfecta comodidad y ajuste en sus gafas y que se sintieran como cualquier otras. Si no, el proyecto estaría condenado al fracaso.

 

app Form Swim Goggles

FORM Swim app para iPhone y Android

Junto con las gafas se lanza también la aplicación FORM Swim App para iPhone y Android. Esta aplicación gratuita permite a los nadadores revisar y compartir los entrenamientos seguidos por las gafas FORM Swim Goggles, ver el resultado a lo largo del tiempo y personalizar la visualización de las métricas en las gafas y en qué lado se mostrarán los datos. También está previsto soporte para Strava y TrainingPeaks.