Somos triatletas, estamos acostumbrados a las tiradas largas, a las series, a las cuestas, a sudar la gota gorda. Pero también necesitamos tener estructurados los entrenamientos y para qué sirve cada uno. Y no tengo yo tan claro que lo sepamos. Muchas veces leemos el entrenamiento que nos toca, nos ponemos a hacerlo, sin entender la razón.

Hace unos días hablábamos de la periodización inversa y de los entrenamientos de intensidad. ¿Por qué es importante un entrenamiento que nos lleve al umbral de lactato? ¿Por qué hacer tiradas largas? ¿Qué duración tiene cada uno? Interesantes preguntas. Hoy vamos a hablar de las seis fases por las que puede pasar nuestro cuerpo en función de la intensidad del entrenamiento.

Nivel 1: Resistencia

Es el nivel en el que tiramos en entrenamientos que vayan a durar más de tres horas. También es, por desgracia, el nivel en el que mucha gente hacemos la mayoría de los entrenamientos. Sería nuestra zona de confort, ese ritmo en el que nos encontramos cómodos y podemos tirar horas y horas sin estresar el cuerpo lo suficiente como para que falle. Debería ser el ritmo al que correr un ironman.

Nivel Dos: Capacidad aeróbica

Dura alrededor de una hora y cuarto. Se podría considerar la carga de trabajo en la que nuestro cuerpo comienza a favorecer positivamente nuestra capacidad aeróbica. Sería, por ejemplo, el ritmo al que podemos correr una media maratón (y sufrir los kilómetros finales, claro).

entrenamiento de resistencia

Foto: Ed Dunens

Nivel Tres: Umbral del lactato

Sin abandonar la capacidad aeróbica, llegamos al límite del lactato. Aquí se incrementa el esfuerzo justo antes de que el lactato comience a acumularse y nos haga parar. Esta es una de las zonas más importantes que trabajar. De hecho, en la periodización inversa es el nivel en el que se tienen que empezar los entrenamientos. Dura entorno a media hora. Ritmo, para que os hagáis a la idea, de triatlón sprint.

Nivel Cuatro: VO2max

La máxima potencia aeróbica. Es el nivel en el que incrementamos el VO2max, ayudando al cuerpo a eliminar el ácido láctico de manera más eficiente. En este punto es donde se han de trabajar las series cortas. Dura entre tres y ocho minutos.

Nivel Cinco: Capacidad anaeróbica

Alta intensidad, allí donde la demanda de energía superar la capacidad de nuestro sistema aeróbico para facilitarla. Este entrenamiento se combina habitualmente con el nivel cuatro. Dura menos de tres minutos.

Nivel Seis: Potencia anaeróbica

Es el nivel sprint, de una extremada alta intensidad que hay que entrenar a lo largo de todo el año. Dura apenas diez segundos.