Para muchos ciclistas y triatletas que acaban de empezar con el mundo de la bici, saber cuál es la mejor forma de afrontar una subida muchas veces se convierte en un ensayo de prueba y error. En subidas largas con pendientes suaves y constantes, la posición aerodinámica nos permite mantener una buena velocidad. Pero entonces, ¿cuándo y por qué a veces tiene más sentido ponerse de pie en las subidas?

Cada uno tiene sus propios trucos y costumbres sobre la bici. Aun así, aquí van unas breves pinceladas de cuándo es mejor subir sentado o en posición vertical.

Sentado

En un momento dado, los beneficios aerodinámicos que ganamos por mantener la posición aero no pueden competir con el incremento de energía y el cansancio que supone afrontar la misma subida de pie. La velocidad a la que ir sentado empieza a convertirse en una verdadera tortura suele ser los 19-20 km/h. Generalmente, cualquier ciclista es capaz de generar más potencia en posición sentada que de pie, por lo que tiene sentido ponerse de pie cuando llevemos una velocidad inferior a 20 km/h.

Foto: Facebook // trystrong

De pie

Si la cuesta que estamos subiendo va ganando cada vez más desnivel y no somos capaces de mantener una cadencia razonable (sobre las 60 rpm o menos), va a ser hora de pensar en ponernos de pie. Ponernos de pie nos permite aprovechar nuestro peso en cada pedalada y generar algo más de energía. También depende de la fisionomía de cada triatleta, una persona más pequeña tiene menos masa muscular y es posible que tenga que ponerse de pie antes.

En cada pedalada que damos de pie, caerá algo más de la mitad de la masa de nuestro cuerpo. Y si inclinamos la bici hacia los lados, como hacen todos los sprinters en la posición de aceleración, conseguiremos hacer caer más de la mitad de nuestro peso que correspondería a cada pierna.

Pero también hay que tener en cuenta que al ponernos de pie se acelera la respiración y la frecuencia cardíaca. Si estás subiendo una rampa corta y no te importa exprimirte durante un periodo corto de tiempo, ponerte de pie te ayudará a llegar arriba mucho más fácilmente.

Foto: Facebook // trystrong

Siempre sin olvidar que acelerar nuestro ritmo cardíaco al saltar del sillín durante un recorrido largo puede llevarnos rápidamente a notar fatiga en las piernas. Pero entonces, ¿cuándo debemos cambiar de posición entonces? El momento justo para ponernos de pie durante un recorrido largo de ciclismo es cuando notamos que necesitamos cambiar de musculatura para seguir subiendo. Normalmente el cuerpo te lo pide después de llevar mucho tiempo en la misma posición. Ponerse de pie en ese momento manteniendo el mismo nivel de esfuerzo se convierte muchas veces en un alivio cuando hablamos de una subida larga.

El gasto energético de pie es mayor que sentado, algo evidente. Por eso, cuando nos levantemos sobre la bici habrá que hacerlo durante un tiempo concreto de tiempo que puede rondar de 10 a 20 segundos.

 

Fuente: triathlete