Recién cumplidos los 50 años, el gran Laurent Jalabert venía a Kona para celebrar el cambio de decena y con ganas de hacerlo bien. Era su segundo Kona y muy consciente de que el calor era el gran enemigo a batir. Con la experiencia profesional del que fuera jefe de filas del equipo ONCE, Jalabert venía dispuesto a poner la guinda a una temporada que ha sido más que buena para el francés. Hace unos días en una entrevista nos hablaba con admiración y respeto del los ritmos que se manejaban entre los profesionales: “Me quedo alucinado con el ritmo que son capaces de imponer tanto en la natación como en la bici. En bicicleta yo creo que no hay un ciclista  profesional capaz de rodar tan fuerte después de haber nadado una hora. Y lo que más me impresiona es la capacidad de correr luego una maratón en menos de 3 horas.”

Tras correr los maratones de Nueva York, Chicago, Londres y Barcelona, debutó en Ironman en 2007, en Niza. A partir de ahí, ha demostrado con creces su calidad en el deporte de las tres disciplinas. Fue también quinto en su grupo de edad en el Campeonato del Mundo Ironman 70.3 celebrado el pasado mes de septiembre en Sudáfrica. Dos semanas después se hacía con la segunda posición de su grupo de edad en Ironman 70.3 de Niza, lo que suponía el pase directo a una edición del Campeonato del mundo de Ironman 70.3, que en 2019 se disputará, curiosamente, en Niza.

“Orgulloso de mí y muy contento”

Jalabert se mostraba así de feliz y orgullos tras terminar en una merecidísima quinta plaza dentro de su grupo de edad 50-54 y un tiempo total de 9 horas, 30 minutos y 9 segundos. Sus parciales fueron 1:10:18 en natación, 4:31:39 en bici y la maratón, que tanto respeto le imponía según nos explicaba, en 3:40:06. Jalabert tuvo que luchar contra el calor para conseguir ese quinto puesto en su grupo de edad tras una natación de la que sentía orgulloso, al igual que de su parcial en bicicleta. Era difícil mejorar el tiempo de la carrera con el poco entrenamiento que llevaba, según él mismo aseguraba.

La única victoria que se le escapó fue la que mantenía de forma anecdótica con los exciclistas profesionales, concretamente contra Alexandr Vinokurov, que también participó en el Campeonato del Mundo en el grupo de edad 45-49 y obteniendo una sexta plaza en él. El kazajo hizo un espléndido sector de bici en 4:18:06 y terminó la prueba en 9:13:38, 27 minutos antes que el gran Jaja. Eso sí, la posición del francés en su grupo de edad fue un puesto por encima que la del kazajo en el suyo.