La ropa triatleta se ensucia. Y si hablamos de las zapatillas, aún mas. Y una cosa has de tener clara: nada de meterlas en la lavadora y luego en la secadora. A no ser que quieras pillarte unas flamantes zapatillas nuevas, claro, que entonces sí. Porque si eres de los que limpian el calzado deportivo en la lavadora, pobre de ti. Te deben de durar un suspiro…

¿Por qué no meter las zapatillas en la lavadora?

Las zapatillas de running utilizan en muchas ocasiones un pegamento especial para mantener unidas las distintas partes que las componen que está basado en agua. Al sumergirlas en agua y posteriormente en una secadora, aceleramos el proceso de desintegración.

De igual manera, aunque tengamos mucho barro, hay que evitar el uso de mangueras y dejar que se sequen al sol. En cambio, hay que usar toallitas húmedas y limpiar el exterior del zapato.

Cómo quitar el barro de las zapatillas de running

En primer lugar, si hemos corrido por barro, la primera recomendación es correr por alguna zona con charcos muy poco profundos para ablandar el lodo que tengamos en la suela. A partir de ahí, con un palo ir retirando los trozos más grandes que tengamos acoplados y posteriormente dejar secar en casa, no al sol (bueno, si hay barro posiblemente no haya mucho sol).

Una vez que están secos, golpear ambas zapatillas la una contra la otra por la suela para eliminar el resto de barro.

trail running

Foto: tactespa.com

Cómo eliminar el mal olor de las zapatillas de running

La mayoría de las zapatillas de running vienen ahora con plantillas interiores hechas de materiales con propiedades antimicrobianas, que combaten el mal olor. Pero si llega un momento en el que aquello huele que tira para atrás (por ejemplo si las usas sin calcetines en corta distancia o si pasan demasiado tiempo en zona húmeda), una buena idea puede ser directamente sustituir la plantilla.

Si no, si quieres lavarla, usa un jabón suave y un cepillo de dientes. También sirve una toallita de bebé. Después deja que se sequen completamente a temperatura ambiente.

Cómo secar las zapatillas de running

Ya hemos dicho al principio que nada de secadora o de dejar al sol. Si has limpiado las zapatillas con un paño húmedo o con el cepillo, o se mojaron con lluvia o los charcos para quitarles algo de lodo, es muy importante que se sequen por completo.

Lo primero que hay que hacer es sacar las plantillas y poner papel de periódico en el interior de las zapatillas. Ésto ayuda a absorber la humedad, que si la dejamos, promueve el mal olor.