Apenas han pasado 72 horas del Campeonato del Mundo de Ironman y Lionel Sanders ya está preparado para asumir el desastre que ha supuesto el Campeonato del Mundo de Ironman 2018 para él y su figura como deportista. En su último vídeo en Youtube, que todos esperábamos ansiosos, el canadiense se derrumba ante la cámara para reconocer que la actitud errática que ha mantenido a lo largo de toda esta temporada no ha hecho otra cosa que alejarle de las opciones de victoria en Kona.

«No quiero seguir cometiendo todos esos errores que cometo«, dice Sanders entre lágrimas, «cuando tengo a tanta gente en mi equipo creyendo en mí«. «Y mientras tanto, yo sigo disparándome en el pie«.

La posición en la bici

«Es por eso que necesito ayuda y escuchar a la gente, para tratar de ser mejor persona y mejor triatleta«. A medida que avanzaba la temporada, la sensación entre los aficionados era que Sanders estaba errático, desconcertado y perdido. Incluso él reconoce que con el cambio de tamaño de la bici, ni realizó un estudio biomecánico, sino que simplemente se dejó guiar por las sensaciones sobre el nuevo cuadro. «No tengo conocimientos y no tengo la experiencia suficiente«. Quizás demasiado tarde, pero ahora se da cuenta: «necesito un biomecánico, ir mejor en la bici, comprobarlo en el túnel del viento».

«Siento como que me estoy repitiendo, y que esto lo digo cada temporada, cada año llego a la misma conclusión. Soy un idiota: me he autoentrenado y soy un incompetente«. Durante el último año Sanders prescindió de los servicios de David Tilbury-Davis, entrenador de entre otros, Cody Beals -ganador en Ironman Mont Tremblant. A partir de ahí es cuando comenzó a dar todos esos tumbos que le han llevado a la situación actual. «Creo que el siguiente paso es asumir que no puedo entrenar solo«, reconoce, confirmando lo que dijo hace unos días, tras pasar dos semanas con Corey Bellemore.

Tras analizar por encima la carrera, dando datos de watios -apenas 260, muy lejos de lo que nos tiene acostumbrados- Sanders le da las gracias a un Tim Don que hasta en dos ocasiones tuvo que animarle. «Sigue luchando«, le dijo el británico, que tras su accidente de 2017 volvía a la isla con ilusiones renovadas. «Sus palabras me ayudaron a llegar a meta«, reconoce Sanders.

«Creedme: lo hice lo mejor que pude. Quise parar cientos de veces, para mí lo fácil hubiera sido hacer la maratón en cuatro horas y sin embargo luché por correr en 3:15». «Es lo mejor que pude dar con lo que tenía».

El dilema: seguir siendo vegetariano o no

«Tengo sentimientos encontrados entre comer carne y no comerla: no quier que mueran animales y sin embargo tengo que comer proteína para alimentarme bien«, afirma. «Seguiré meditando al respecto«. Como comentó en otro vídeo previo, el canadiense lleva casi cuatro meses sin comer carne.

Aunque ya anticipa que necesitará alguien que le controle el tema de la alimentación, en el que ha cambiado drásticamente varias veces a lo largo de esta temporada: «Necesito que haya alguien que vea que hago estupideces, y que me diga que estoy haciendo estupideces de nuevo«.