Lionel Sanders sigue forzando la máquina para llegar a Kona 2019. La caída que le provocó una fractura del hueso sacro ha hecho tenga que echar el freno durante tres meses. Tras realizar diversas pruebas, los médicos han determinado que tendrá que hacer una rehabilitación sin esfuerzo físico. Esta lesión ya le apartó de disputar IM 70.3 Oceanside y IM Texas.

El canadiense ha contado en su último vídeo de Youtube y en sus redes sociales cómo se provocó la lesión y el proceso de rehabilitación. El 18 de marzo en un entrenamiento de ciclismo, tras cuatro horas de entrenamiento paró a beber en una fuente de agua. Tuvo la mala suerte de resbalarse por la humedad y caer de espaldas. «Me levante y me fui en bici rápido, sentía más vergüenza que dolor» relata en su vídeo. En días posteriores, siguió entrenando pero el dolor fue creciendo.

Lionel ya había sufrido una lesión en la misma parte de la espalda, la ciatica, por lo que no le dio demasiada importancia.

Después de algunas semanas compaginando sus entrenamientos con el dolor, una mañana sintió mucha presión en su glúteo izquierdo. «Pensé que se trataba de un pinzamiento nervioso» comenta al recordar el momento. Tras varios días hablando con fisioterapeutas, decidió acudir a un doctor. Algunas pruebas después se determinó que sufría una rotura en el hueso sacro. Esta rotura se trata de la misma que han sufrido otros PROs como Ben Hoffman o Jan Frodeno. Una lesión que en los últimos tiempos está en liza.

«Me siento mal por no poder hacer nada y tener que parar durante nueve semanas«. El triatleta explica que los médicos le han aconsejado estar doce semanas sin correr y nueve sin montar en bicicleta. «Para mi es muy duro, nunca había estado más de dos semanas sin correr en diez años» esgrimió con tristeza.

Para comprender el alcance de su lesión, Sanders se ha hecho diversas pruebas para saber el por qué. Una de ellas ha sido comprobar que no tenía los niveles de Vitamina D bajos, dado que la nutrición es un factor clave en esta lesión. Está claro que las próximas semanas serán clave para saber si podrá luchar por estar en Kona.