El canadiense Lionel Sanders dijo unos días antes de competir en Kona 2017 que todas sus opciones de victoria en el Campeonato del Mundo de Ironman pasaban por una buena natación. El a la postre subcampeón tras Patrick Lange ha hecho un esfuerzo sobrehumano para mejorar en el primer segmento, que le ha llevado a bajar más de ocho minutos en dos años su tiempo en los 3.800 metros de la distancia Ironman, lo que le permite salir del agua en disponibilidad de pelear con sus rivales más directos.

Hace un mes, Sanders publicaba una foto en su cuenta de Instagram en la que hablaba de su prueba de triatlón indoor, en la que logró su mejor ritmo de natación: 1.230 metros en 15 minutos, lo que supone un ritmo de 1:13 en el 100.

Ayer, 23 de marzo, nos volvía a demostrar cómo hay que salir de tu zona de confort para seguir mejorando. Para ello, nada mejor que hacerse un 1.500 metros libres en piscina de 50 y rodeado de tiburones, es decir, con nadadores. Resulta curioso ver a Sanders nervioso antes de tirarse a la piscina como gente a la que saca fácilmente diez años y que solo se dedican a nadar. No te pierdas el vídeo y sus expresiones, ¡¡grande el canadiense!!

 

Una vez terminada la prueba, Sanders lo tiene claro: «es oficial, soy nadador». Los tiempos hablan por sí solos, su anterior marca en esta distancia, 1.500 metros en piscina corta era de 19 minutos y 50 segundos y con traje rápido. Después de nadar entre tiburones, Sanders tiene un nuevo registro,«18 minutos y 50 segundos, baby, 18:50 baby», dice emocionado el canadiense. Y es que salir de su zona de confort y nadar con nadadores de verdad le ha hecho rebajar en un minuto su anterior marca.