Este fin de semana Alistair Brownlee debuta en su primer Ironman 70.3. Tras su exitoso debut de la semana pasada en el Challenge Mogan, ha llegado el momento de demostrar ante rivales de primerísimo nivel si realmente está capacitado para dar, como todo apunta, muchísima guerra al establishment actual.

El Ironman 70.3 Saint George es además el Campeonato Norteamericano de la distancia, y en él Alistair se va a enfrentar nada más y nada menos que a Lionel Sanders y a Sebastian Kienle, dos huesos muy duros de roer. Además, el canadiense y el alemán tienen, como el británico, una fecha marcada en su calendario: el 9 de septiembre, Campeonato del Mundo de la distancia, con lo que será una ocasión pintiparada para ver qué nos vamos a encontrar cuando llegue el momento. Hay que recordar que para la cita en Chatannoga faltan otros dos triatletas de renombre: Javier Gómez Noya y Jan Frodeno.

En Saint George será interesante ver si el dos veces campeón olímpico puede mantener el ritmo de sus rivales sobre la bici, sin drafting y en posición aero. No hay duda ninguna sobre su capacidad para salir entre los primeros del agua y luego mantener un poderoso ritmo en el último segmento, el de carrera a pie, pero la bici es una incógnita. En Mogan su tiempo de ciclismo no es válido para comparar, dado que es un recorrido sinuoso, de constantes subidas y bajadas, y con viento. Saint George en cambio es un recorrido casi plano.

Pero no solo estarán Sanders y Kienle para ponérselo difícil. Ben Hoffman y Brent McMahon también serán de la partida, con lo que el reto es aún mayor.