Todos sabemos que dar la alimentación correcta a nuestro cuerpo tras entrenamientos de alta intensidad, es fundamental: en las sesiones duras se rompen infinidad de microfibras, y hemos de darle los ingredientes necesarios y el descanso adecuado para que en la siguiente sesión podamos dar lo mejor de nosotros mismos. Pero ya sabemos: no vale cualquier ingrediente para recuperar, nuestro cuerpo nos pide a gritos proteínas y carbohidratos llenos de nutrientes.

Batido de cacao

Podemos ponernos a discutir sobre la paleodieta y si conviene tomar leche o no, pero es innegable que la leche con chocolate contiene la proporción perfecta de proteínas y carbohidratos, por lo que es el perfecto recuperador tras el entrenamiento. Una taza de leche desnatada con chocolate contiene 150 calorías, 26 gr de carbohidratos y 8 gr de proteínas.

Yogur griego

Me pirra el yogur griego: es mucho más cremoso que cualquier otro yogur, y encima contiene el doble de proteínas y la mitad de los carbohidratos de uno normal. Jugada perfecta. Para una relación más equitativa proteinas vs carbohidratos, se puede añadir fruta o miel.

Ensalada de alubias

Las alubias no son sólo ricas en fibra, que están llenas de proteínas también. Si a la vuelta de un entrenamiento de alta intensidad combinas garbanzos, alubias, tomate, almendras y manzana con lechuga, y una buena salsa de vinagreta tendrás, aparte de una comida deliciosa, un recuperador de tres pares de narices.

Frutas y requesón

El requesón es alto en contenido de caseína, cuya digestión es más lenta que la de las lactoproteínas solubles y, por ello, más apropiada para reparar el anabolismo de los aminoácidos en los periodos posteriores a la comida. Cuando la caseína digiere proteínas, forma un gel en el estómago y libera un suministro constante de proteínas para alimentar a los músculos. Así, una taza de requesón bajo en grasa contiene más de veinte gramos de proteínas. Si añadimos fruta, equilibramos proteínas y carbohidratos, y mejoramos el sabor.

Tortilla con verduras

Los huevos son un alimento perfecto. Contienen grandes cantidades de proteínas, vitaminas y minerales (con la yema, por supuesto). Y encima en 2015 se evidenció una falta de relación entre los niveles de colesterol y el huevo, así que magnífico. Si añades tus verduras favoritas aumentarás los nutrientes y la fibra. También puedes añadir una tostada de pan integral para completar con carbohidratos.


¿Te ha gustado este artículo? Recibe más similares en tu correo.