Carlos Moure es el creador de la Fundación ADO Moure pro deporte cuyo objetivo es promover una campaña de seguridad Vial, en la que anima a todos los usuarios de cualquier tipo de bicicleta a llevar una cámara para denunciar a los conductores que pongan en riesgo su vida.

¿Cómo surgió la idea?

La idea de llevar una cámara surgió a partir de la noticia que salió en los medios de comunicación donde se decía que la DGT estaba valorando la posibilidad de que guardias civiles patrullaran las carreteras vestidos de ciclistas. “Como es imposible que haya un guardia civil por ciclista, decidimos ser nosotros quienes hiciesen esa vigilancia”.

Y sin más contemplaciones, allá que se echaron a la carretera él y sus compañeros del club ciclista orensano, que salen casi todos los días a entrenar por la zona de Xinzo de Limia, Ribadavia, etc. Conectan la cámara en la parte trasera de sus bicis grabando todo lo que sucede en la carretera. Esta iniciativa ha sido bautizada como “Operación si tú no me respetas, yo me protejo” con la que han conseguido reducir la siniestralidad vial con los Usuarios y Colectivos de Ciclistas y Peatones.

Carlos Moure, Óscar Pereiro, Bouzada y Pablo Rodríguez

Carlos Moure, Óscar Pereiro, Bouzada y Pablo Rodríguez

¿Su objetivo?

Vigilar para denunciar cualquier infracción que detecten en la que el conductor no respete la distancia mínima de seguridad obligatoria de 1,5 metros. “Si tú no me respetas, yo me protejo denunciándote. Estamos grabando por nuestra seguridad”. Así de claro y así de sencillo.

Se trata de un trabajo realmente encomiable el que realiza este club ciclista gallego trabajando activamente para concienciar a todos los usuarios de las carreteras de la necesidad de crear un marco de convivencia entre ciclistas y conductores. Año tras año asistimos al crecimiento en las cifras de accidentes con víctimas. Si en 2011 eran 4.526 las víctimas, en 2016 la cifra ascendió a 7.673.

“Yo llevo montando en bici toda la vida y estoy vivo de milagro. Hemos sido víctimas en silencio”, explica Carlos Moure, impulsor de esta iniciativa.

Los resultados

Los resultados de estos “ángeles” que patrullan las carreteras no se ha hecho esperar. Han conseguido tramitar 3.000 denuncias desde su fundación con pruebas y grabaciones que demostraban que el conductor no había respetado la distancia de seguridad reglamentaria.

Para ello han conseguido desarrollar una herramienta en la que cualquier ciclista puede presentar una denuncia aportando pruebas detalladas de cómo se ha producido el incidente, datos del vehículo, punto kilométrico, lugar hora, permitiendo adjuntar fotos y vídeos que demuestren las imprudencias o violencia vial cometida sobre ciclistas o peatones.

Esta nueva forma de presentar denuncias online no es algo nuevo ni único en Europa. Gales ha puesto en marcha una medida muy similar, por la que cualquier ciudadano puede presentar una denuncia si se siente agredido por otro conductor.

Una media de 7 denuncias diarias

Actualmente la fundación recibe una media de siete denuncias diarias y el volumen es tal que hasta el jefe de la unidad de normativa de la DGT, Francisco J. Villalba, ha tenido que desarrollar un manual con el motivo de que todas las denuncias que se presente tengan un mismo trato y lleguen a tramitarse correctamente. Un nuevo paso al frente de la Fundación Ado Moure de Ourense para la seguridad de los ciclistas.

Tú puedes ser el próximo ángel de la carretera

Recuerda que con la medida tomada por la DGT el pasado 13 de noviembre, cualquier ciclista que presente una denuncia argumentada y con pruebas puede ser el próximo justiciero. Por tanto, solo necesitas una cámara en tu bici para grabar todo lo que suceda mientras sales a entrenar con la tranquilidad de que se registra cualquier conducta peligrosa.

“Si ha registrado a alguien conduciendo peligrosamente, entonces puede ayudarnos enviando sus imágenes online”, dice la fundación ADO Moure. Solo tiene que enviarlas aquí.

Fuente: farodevigolarazon