Dice la Real Academia Española de la Lengua (esa que limpia y da esplendor) que un anglicismo es un vocablo o giro de la lengua inglesa empleado en otra. ¿Ejemplos? Aerobic, business plan, salir a hacer jogging o footing, zapatillas de running… Y claro, el triatlón no iba a ser menos, por supuesto. Así que nos hemos puesto a pensar en palabras inglesas que utilizamos en triatlón, y que si las dijésemos en castellano, no tendrían casi significado ninguno. O al menos nos miraríamos raro los unos a los otros.

Foto: Ironman

Foto: Ironman

La medalla y la camiseta de finisher

Toda prueba de triatlón que se precie da una camiseta y una medalla de finisher al cruzar el arco de meta. ¿Qué palabra utilizaríamos en castellano? ¿Acabador? Dice el traductor de google que “participante que llega a la meta”. Uhm. Raro, cuando menos. ¿Os imagináis tener una camiseta de Acabador del Ironman de Frankfurt? ¡Anda que no iba a perder glamour!

Foto: Flickr // Sands Beach Active Lanzarote

Foto: Flickr // Sands Beach Active Lanzarote

Participar en un Ironman

Cuando eres triatleta y dices que eres finisher de un ironman… La gente te mira de otra manera, ya has pasado todas las distancias del triatlón y has terminado con una auténtica machada, meterte entre pecho y espalda 226 kms. Pero claro, si en cambio les dices que eres Acabador de un Hombre de Hierro… lo mismo te miran con cara de “este payo ¿de dónde se ha caído?”. La opción en castellano sería decir un larga distancia. Pero claro, es cierto que largas distancias hay muchos, y que la prestancia que te proporciona uno de la franquicia americana… no te lo da ningún otro, sin desmerecer.

La fase de tapering

El verbo to taper en inglés es disminuir. Y el tapering es esa fase final antes de toda prueba de envergadura en la que bajamos el nivel de entrenamientos y nos dedicamos a recuperar, cara a afrontar la competición descansados y en el total uso de nuestras facultades. Físicas. De las psicológicas ya es otro cantar. ¿Existe un verbo para esa acción en castellano? No, creemos que no. Al menos en nuestro vocabulario triatleta habitual. Y claro, volvemos a las mismas: decir que parte del éxito de ser finisher de un ironman es gracias al tapering que hiciste las dos semanas antes es muy distinto a decir que parte del éxito de ser acabador de un hombre de hierro es gracias a la fase de descanso previa al desarrollo de la prueba.

Que ya hasta necesitamos coger aire para decirla de un tirón.

Foto: Flickr // barshy

Foto: Flickr // barshy

El drafting

¡Ay amigo! ¡El drafting! Permitido en corta distancia, pero repudiado, criticado y estigmatizado en la media y en la larga. ¡Cuántas quejas al acabar una prueba del drafting! Es que había pelotones, es que la gente es una caradura, es que los jueces no hacen nada… En castellano ha sido toda la vida “chupar rueda”, pero no nos imaginamos un cartel anunciador de un Hombre de Hierro que diga “Chupar rueda no permitido”. En cambio “Drafting no permitido” queda como que más cuco, ¿no creéis?

Foto: Flickr // Tots Som Sport

Foto: Flickr // Tots Som Sport

Distancia sprint

Una que va directamente a la yugular de la naturaleza triatleta. Una de las distancias más importante, esa en la que hemos debutado la mayoría, es un anglicismo como la copa de un pino. No hay en castellano un verbo que como tal que defina lo que viene a ser to sprint en inglés. ¿Correr a toda velocidad? ¿Correr a todo correr? Ufff. Me he apuntado a un Triatlón Corre que te Corre. Y encima chupar rueda está permitido. Qué cosas.

El slot de Kona

Todo dios compramos dorsales, salvo cuando se trata del Campeonato del Mundo de Ironman (Hombre de Hierro, en castellano). Ahí no, ahí el dorsal pasa a ser el slot, que es algo muy preciado, codiciado y difícil de conseguir. De ahí que nos refiramos a él en inglés, para marcar las distancias.