Una de las ventajas de los triatletas es que llegados a finales de diciembre, cuando el resto están con los famosos propósitos de año nuevo nosotros no tenemos ni que dejar de fumar ni apuntarnos al gimnasio. Afortunadamente estamos en otro nivel. Pero claro, también tenemos los nuestros. El otro día Edu Grimal hablaba de cómo teníamos que diseñarlos. Ahora… ¿cuáles podrían ser? Ahí va nuestra propuesta:

Entrena un poco mejor cada día

Es normal que queramos hacer grandes avances en los entrenamientos de un día para otro, pero hemos de ser conscientes de que las cosas buenas vienen poco a poco, y porque las buscamos nosotros. ¿Que un día en la piscina aguantamos la técnica correcta tres largos? Al día siguiente, aunque nos cueste, tendremos que hacer cuatro. Y así progresivamente a lo largo del año. Y quien habla de la piscina

Progresar es jodido, pero se consigue

A lo largo de la temporada van a llegar los malos momentos, en los que digas: “joder, cada día entreno peor”. Pero no es así, aunque no lo creas, si no te pasas entrenando y procuras hacerlo bien, al final los resultados siguen saliendo. Así que no te preocupes, tú únicamente céntrate en hacer caso a tu entrenador y dar lo mejor de ti mismo.

Relacionado: Síntomas de sobreentrenamiento

No te rindas: Eres más fuerte de lo que crees

Aunque no lo creas, cuando sales de tu zona de confort y vas que no te tienes en pie, y quieres parar, aún tienes fuerzas para más: para hacer un kilómetro más corriendo, o más fuerte, o una montaña más en la bicicleta, o un largo más en el agua. Cuando te lleguen las dudas, recuerda: eres más fuerte de lo que crees.

La excelencia exige mucho

¿Queríais fama? Pues la fama cuesta (bla bla bla). Intentar ser mejores va a suponer que seamos disciplinados, que no nos comamos ese donette que nos apetece a media tarde, que nos levantemos a las seis de la mañana para ir a nadar o a correr con un frío de mil demonios, o que nos vayamos pronto a la cama en vez de quedarnos un rato en el sofá… Pero al final, cuando llegue el día de tu prueba objetivo, lo agradecerás. Así que cuando te vengan de golpe todas las desmotivaciones, recuerda: conseguir MMP, o finalizar una prueba, depende de que renuncies a ello. Como dice Frances Frei, profesora de la Harvard Business School, la excelencia llega con saber decir no. Y coño, que tiene razón la señora.

Hazlo fácil

Si algo te funciona, no busques nuevos modelos de entrenamiento, ni cambiar procesos, ni variar de golpe la técnica. No. Lo que haces te ha funcionado y te ha hecho disfrutar de este deporte, así que si tienes que cambiar algo, que sea poco a poco y sin complicaciones. A veces lo más sencillo es centrarse en lo básico.

Diviértete

A veces se nos olvida que salvo para cuatro afortunados que viven de ésto, para los demás el triatlón es un hobbie. Así que nada de sufrir porque no salgan las cosas, ni agobiarnos, ni gaitas. Aquí hemos venido a divertirnos, y cada entrenamiento, cada competición tiene que ser una fiesta. Y no aceptamos noes al respecto.