Alistair Brownlee ha venido a la media distancia para quedarse. O para revolucionarla. Muchos teníamos dudas de cómo podía responder ante gente del nivel de Lionel Sanders o Sebastian Kienle acoplado y sin drafting, pero ha demostrado sobradamente que ese no va a ser impedimento para ser competitivo. Fuera aparte de cómo entra y sale de las transiciones, desvocado como si de un distancia sprint se tratase. Las de ayer, en IM 70.3 Saint George, en 1:18 y 0:54, respectivamente, siendo de lejos el más rápido en ellas.

Para comparar: Lionel Sanders, que terminó en meta a 33″ del británico, se dejó en la T1 1:26 y 0:57 en la T2. Once segundos con respecto a Brownlee. Sebastian Kienle aún fue peor: Se dejó 1:57 en la T1.

Yendo por esos derroteros, saliendo en cabeza en el agua y siendo capaz de gestionar el ciclismo como lo ha hecho, Alistair Brownlee va a ser un verdadero problema para sus rivales.

El primero en comentar en las redes sociales ha sido Jan Frodeno. El alemán, en una conversación con otro tuitero, ha ironizado sobre el segmento de ciclismo de Brownlee, que ha completado en 2:01, a casi 45 kilómetros por hora.

El mayor afectado en la prueba de hoy por la presencia de Alistair, el canadiense Lionel Sanders, quizás ha sido el más expresivo: Oficialmente hemos entrado en una nueva era. 

El tercero en discordia, Sebastian Kienle, se lo ha tomado a broma: ha asistido en primera fila a la lucha entre Alien y Predator.

El próximo 21 de mayo, en IM 70.3 Barcelona, tendremos el primer duelo Jan Frodeno – Alistair Brownlee. Veremos a ver qué pasa allí.