Ya hace tiempo que sabemos que los triatletas no se conforman con competir en un solo deporte. En las últimas temporadas hemos visto grandes demostraciones de poder en cualquiera de las tres disciplinas que lo componen: Sebastian Kienle y Ben Hoffman peleando en la Cape Epic, Fernando Alarza en los 10K de Laredo, Javi Gómez Noya cruzando en primera posición la Gran Fondo Ézaro… Ejemplos hay por doquier.

Aunque la repetición y la especialización es de suma importancia en el entrenamiento hacia el objetivo concreto o la prueba que quieres realizar, igual de importante es la variedad“, nos explicaba en su momento Txema Córdoba, al tratar de entender porqué los triatletas gustaban tanto de competir en otros deportes.

Hoy tenemos que hacernos eco de otra hazaña. Lucy Charles, subcampeona del mundo de Ironman en 2017 y 2018, se ha hecho con la tercera posición en la última prueba de la Essex Cross Country League, que ha tenido lugar en Gloucester Park, al este de Londres. “Ha sido un día completo de colinas y barro, con más de veinte minutos por encima de zona 4 de pulsaciones“, ha escrito la británica. “Salvaje, pero me encanta“.

La británica, que proviene de la natación -en la que llegó a ser olímpica- ha demostrado que también puede rendir en competiciones específicas del último de los segmentos. Ha completado la carrera, de seis kilómetros, en un tiempo de 22:40, a un minuto justo de la ganadora, Lauren Deadman. Su club, Orion Harriers, ha logrado la segunda posición en féminas.

Curiosidad: Lucy ha corrido la carrera con zapatillas de Nike, pese a ser embajadora de Skechers. Como ha apuntado James Mitchell en los comentarios de Instagram, tiene su explicación y toda su lógica: la marca californiana no produce zapatillas con tacos, con lo que Charles ha tenido que utilizar de otra compañía, en este caso, de Nike.