De las tres disciplinas de triatlón, la natación posiblemente sea la más difícil de ejecutar debido a su alto factor técnico. Además si le preguntas a cualquier nadador siempre te dirá que “en cuanto dejas de nadar un par de semanas ya te sientes torpe en el agua”.

Uno de los gestos técnicos que se deben entrenar es el del conjunto mano-codo-hombro.

La mano, además de la flexo extensión de la muñeca, también tiene otros ejes de movimiento de supinación y pronación que sumados a los movimientos propios de cada dedo hacen que sea un elemento con multitud de posibles movimientos. Es por eso por lo que debemos fijarla bien a la hora de nadar.

En la brazada, la mano genera un esfuerzo de tracción en una primera fase, y de empuje en una segunda fase hasta la salida del agua . En todo el recorrido la mano debe ir con un ángulo de brazada de 0º y un ángulo de ataque de 90º.

¿Y eso qué significa?

Pues muy sencillo. La mano debe entrar con la punta de los dedos en la dirección del suelo y hacer un recorrido lo más largo posible desde la entrada al agua, por delante de la cabeza, hasta la salida a la altura de la cadera, con esa posición de la mano.

¿Deben ir los dedos juntos durante el gesto?

Sí. La separación de los dedos hace que nuestra brazada pierda rigidez y no se arrastra la misma cantidad de agua. Además, la mano, así como el resto del cuerpo durante la natación, tienen la función también de elevación, además del arrastre. Separar los dedos de la mano reduce la fuerza de elevación y además, a partir de 4mm también la fuerza de arrastre.

¿Y el dedo pulgar? ¿También debe ir unido al resto?

Aunque puede parecer que su efecto debe ser considerado como el resto, en parte no es así. El dedo pulgar al ir separado del resto de dedos no parece afectar a la fuerza de arrastre. Pero además no solo eso, sino que al ir separado ayuda a mantener elevado al cuerpo. (No rompe la capa límite y no crea turbulencias)

¿Pero es la mano la única que ayuda al empuje del agua?

Pues no. No debemos olvidar que la mano trabaja de manera conjunta con el antebrazo en al brazada. El antebrazo tiene un alto factor de arrastre en nuestra brazada. Nos ayuda más a arrastrar que a elevar el cuerpo. Para ello es fundamental que la tracción subacuática se realice con el codo alto. Si no conseguimos tener ese codo alto podemos llegar a perder hasta un 40% de eficacia de la brazada.

Otra de las cosas a tener en cuenta de la brazada es que debe ser un esfuerzo continuo y a una velocidad constante. Se ha estudiado que crear desaceleraciones demasiado bruscas en el ciclo de brazadas puede hacerte frenar a ti mismo generando una fuerza negativa.

Personalmente, en mi trabajo como entrenador, lo que hago es que les coloco a mis entrenados una goma en la cintura que les haga de resistencia y desde el plano frontal les grabo con una cámara subacuática (GoPro) y así podemos ver cómo hacen la entrada al agua, la posición de la mano y antebrazo y las trayectorias en toda la fase subacuática.

Relacionado: Analisis de crol con cámara subacuática.

Sobre el autor de este artículo

JuanP Vázquez entrenador de triatlónEntrenador Nacional de TriatlónEspecialista en Larga Distancia y Rendimiento, Oficial de Triatlón (Juez), Biomecánico y Readaptador Deportivo. ¿Necesitas un entrenador? Estaré encantado de explicarte cómo trabajo y así unirte a mi grupo de entrenamiento.
JuanP Vázquez Entrenador de triatlón

 

Artículos relacionados:

¿Hay que mover los pies en la natación de un triatlón?

¿Cuánto se mejora cuando vas a pies en natación?

Fases de la salida de natación desde el poyete