Otro maratón al bolsillo. Y la verdad, de todos los hechos, este es en el que más cómodo me he encontrado: los primeros siete kilómetros, hasta llegar al Camp Nou, encontrándome, esquivando gente, zigzagueando y teniendo sensaciones variopintas. De ahí hasta el quince, donde estaba Gelo esperando para saludarme con Mateo, estabilizando ritmo, y de ahí hasta el treinta, disfrutando, fino, muy fino, haciendo algunos kilómetros a 4’40” y sin subir de pulsaciones más allá de 160. Basta decir que mi mejor tiempo en los 30 kms lo tenía en la maratest de Badalona de 2013 en 2h33′ y que hoy he pasado por la misma distancia en 2h26′. En ese momento estaba convencido de que podía marcarme un 3h25′ al llegar a  mesa.

Al llegar a Diagonal Mar el propio Gelo ha venido a acompañarme -sin mis geles, la madre que le parió :-)- y hemos ido a buen ritmo hasta casi llegar a Marina, adelantando gente que ya venía bajando ritmo con la llegada del famoso muro. Ahí he empezado a notar los cuádriceps cargados, y aunque me notaba bien de respiración y corazón, las piernas empezaban a fallar. He tenido que tirar de cabeza y paciencia y de los ánimos de Gelo, y limitarme a descontar metros.

Ronda Sant Pere ha sido como el punto de inflexión y he tenido algún deseo de parar a andar. Suerte de la presencia de Gelo y de los ánimos de la gente, que en la zona ya abarrotaba los laterales.

Una vez entrados en Paralelo, ya corría por inercia, y controlando reloj. Hacer sub 3h30′ era posible pero viendo la evolución, complicado. He tratado de mejorar entre el cuarenta y uno y el cuarenta y dos, pero apenas había fuerzas. Solo quería llegar.

Y al final, he llegado. Tengo la certeza y la tranquilidad de haberlo dado todo porque igual que en anteriores ocasiones he entrado esprintando, hoy he sido incapaz. Lo he intentando, pero no llevaba nada más dentro.

¿El tiempo? 3h30’09”. Mejor marca personal.

El mes que viene, Maratón de Madrid. Pero por ahora, a descansar.

Por cierto, enhorabuena a toda la gente del club que hemos estado ahí sufriendo: tanto a los que han logrado acabar, como a los que se han quedado por el camino (habrá más ocasiones, seguro!), y sobre todo gracias a los que nos habéis venido a animar!