El triatlón es una moda, dicen algunos -o no, lo veremos en unos años-. Lo que si podemos afirmar es que, tendencia o no, nuestro deporte se ha alineado en los últimos años con algunos estilos bastantes particulares. Nada que a priori nos sorprenda. Vivimos en una sociedad en las que gustos y nuevas costumbres se difuminan cada vez más entre sí. Algunas marcas han sabido sacarle partido a esta simbiosis tendiendo un puente entre el auge de algunos deportes y el buen calado de nuevas tendencias o estilos. Un nexo que funciona. Prueba de ello son algunas de las marcas más hipsters del ciclismo y el triatlón.

La bicicleta de Castellón

No hace mucho que hablábamos sobre la (bonita) historia de Javi Gómez Noya y los calcetines de La Bicicletaun lugar donde encontramos un tipo con barba tras la barra y «donde se respira pasión por el ciclismo», explicaba Kiko García, uno de sus socios.

Situada en Castellón, La Bicicleta es una cafetería que hace un tiempo decidió poner en marcha, de forma paralela, el proyecto de una marca de ropa y complementos. Camisetas, gorras, maillots, calcetines son algunas de las cosas que podemos encontrar en la tienda contigua al café.

Pero el éxito de La Bicicleta no se ha quedado en el mundo del ciclismo y el triatlón. De hecho ya habían saltado a la palestra con aquella famosa historia de la camiseta de Luis Enrique.

Doménica

Vale, no es hipster -porque las chicas no llevan barba- pero sus cosas molan un huevo. Se trata de un tienda de ciclismo dedicada en exclusiva a la mujer. Desde Barcelona, Doménica ofrece una oferta muy molona tanto en textil y complementos como en bicicletas.

Además es un espacio desde donde se fomenta la práctica del ciclismo femenino mediante la organización de salidas, eventos, clínics, charlas y un sinfín de actividades. Entre sus premisas hacer que te sientas guapahacer fácil el acceso al ciclismo para todas las mujeres y fomentar la igualdad entre hombres y mujeres en este deporte.

Café de Finca

Este pelotón de 14 personas se puso en marcha allá por 2009 en una etapa que les ha llevado de ser un microtostador de cafés de especialidad con un coffee shop en Castelldefels (Barcelona), a ser una marca, una identidad, una filosofía que rebosa pasión por el ciclismo.

El pasado mes de junio Café de Finca estuvo apoyando a los más de 5.000 ciclistas que se dieron cita en la 5ª edición en la Polar Gran Fondo La Mussara. Entre algunos de sus proyectos está la La Fuga Cycle Coffee, un coffee shop integrado en la tienda de La Fuga Cycling de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Un nuevo punto de encuentro para los amantes del ciclismo ubicado en el emblemático edificio de la estación de tren de Renfe.