El pasado mes de mayo,  Marino Vanhoenacker hacía historia al ganar el Ironman de Australia en Port Macquarie. Con victorias en Norteamérica (Florida, Chattanooga, Mont Tremblant), Sudamérica (Brasil), Europa (Austria, Frannkfurt), Asia (Malasia) y África (Sudáfrica), solo le quedaba hacerse con la victoria en Australia/Oceanía, al menos hasta que Ironman tenga pensado lanzar su próximo evento en la Antártida, que tal y como están las cosas, seguro que algún día llegará. El belga se convertía así en el primer triatleta del mundo en ganar una carrera de la franquicia Ironman en todos los continentes. Vanhoenacker, de 42 años, entraba en la historia del triatlón al ser el primer y único hombre en conseguir el Grand Slam continental de Ironman.

Vanhoenacker ya sabe lo que es conseguir récords mundiales: durante muchos años mantuvo el récord mundial en larga distancia Ironman y hoy en día sigue siendo el triatleta con mayor número de victorias Ironman, un total de 17 victorias en su trayectoria deportiva, ahí es nada.

Este domingo se celebraba el Ironman de Canadá, donde hacía su debut también el exciclista profesional Andrew Talansky. La prueba la ganó el canadiense Brent McMahon sobre su compatriota Jeff Symonds gracias a una rápida natación (51:37), el segundo mejor tiempo en bici y una maratón en 2:53:16, que le permitió terminar en 8:31:33, más de ocho minutos por delante de Symonds. McMahon entró en la T2 con una ventaja de 21 segundos sobre Vanhoenacker. Luego vendría la carrera a pie, que sería el verdadero juez de la prueba. En los 3 primeros kilómetros de carrera, Vanhoenacker empezó a dar signos de cansancio hasta irse a la novena posición y terminar finalmente en el puesto número 12 con un tiempo total de 9:57:03 y tras haber pinchado en la maratón final (4:18:26).

Pero lejos del mal resultado conseguido en Canadá y con la clasificación para el Campeonato del Mundo Ironman de Kona en el bosillo, el belga ha dejado claro cuál es su postura sobre el incumplimiento prueba tras prueba del drafting no permitido en pruebas de larga distancia. Así lo ha dicho a través de su Facebook:

«El espíritu Ironman. Hoy he tenido que andar/correr hasta el final buscando el espíritu Ironman… y no lo he encontrado. Para ser honesto, siento vergüenza por ver en qué se ha convertido este deporte que he amado desde hace años. De lejos, una de las peores experiencias en carrera. Más de 3.000 atletas en un tramo de 57 kilómetros, qué voy a esperar, qué triste»

e».
fdfdfdf