Si a estas alturas de la temporada aún quedaba alguien por convencerse de que Mario Mola va a hacerse con su tercer título de Campeón del Mundo de triatlón consecutivo, es más que posible que esta madrugada hayan cambiado de idea.

Hoy, a las cuatro y cuarto de la madrugada -hora poco propicia para que la gente vea triatlón- el mallorquín daba su enésimo golpe de autoridad y se hacía con el triunfo en las Series Mundiales de Edmonton, revalidando así la victoria de 2017. Esta prueba es territorio Mola: desde 2014, año en que se disputó en tierras canadienses la Gran Final, el discípulo de Joel Filliol no ha bajado del podio: dos segundos puestos, un tercero y, con la de hoy, dos victorias.

Hoy Mario ha cimentado su victoria en una buena natación -ha salido undédimo a solo once segundos de cabeza, su compañero de entrenamientos Vincent Luis-, y una primera vuelta de bici primorosa, en la que ha sabido liderar un grupo perseguidor que ha llegado a rodar a 18″ de cabeza. En la carrera a pie el monólogo ha tenido un invitado a priori inesperado hoy: el noruego Kristian Blummenfelt.

Uno a uno, a lo largo de los cinco kilómetros finales, los rivales han ido cayendo inexorablemente a excepción del noruego, que ha plantado cara hasta el sprint final e incluso ha tratado de dar un cambio de ritmo a falta de un kilómetro. Pero la tranquilidad, el aplomo y la experiencia de Mario son un punto que aún le falta al compañero de entrenamientos de Gustav Iden. No ha podido seguir la estela del español en la alfombra azul, aunque con la segunda plaza lograda finalmente ha vuelto a retomar una senda del podio que le estaba siendo esquiva en las últimas competiciones.

Mario Mola, 14’25» en los 5K

Una vez más Mario ha vuelto a ser el más rápido en la carrera a pie, algo que ha ocurrido en todas la series mundiales de esta temporada. Hoy incluso ha mejorado su tiempo de 2017, cuando completó el segmento en 14’36». Los once segundos que ha mejorado este año suponen que haya marcado un ritmo de 2:53

Solo un detalle para poner en perspectiva la carrera a pie del de GoldNutrition: solo ha mirado atrás una vez en todo el segmento, a tres metros de entrar en meta, para saber si podía saborear el triunfo. Antes, durante los catorce minutos del segmento, ha sido el martillo percutor al que nos tiene acostumbrados: marcando un ritmo imposible que va acabando con los rivales sin excepción.

Tercero en meta ha sido el australiano Jakob Birtwhistle, que lamentablemente -para la #triarmada- ha adelantado a Fernando Alarza en el sprint final, igual que hiciera en Yokohama. El de Talavera ya tiene su némesis particular.

Cesc Godoy y Vicente Hernández, los otros dos españoles en liza, han logrado un 27º y un 36º puesto respectivamente. El catalán consigue así su segundo mejor resultado en unas series mundiales, mientras que Chente continúa recuperando sensaciones tras la lesión que arrastra desde hace unos meses.

Mario, superlíder del ranking

Con el triunfo de hoy Mario lidera el ranking con un amplio colchón de puntos que le hace acometer las dos pruebas finales, tanto Montreal el próximo mes como la Gran Final en septiembre, con un amplio margen de maniobra: supera a Vincent Luis -sexto hoy- en 2.040. Tercero es Birtwhistle a 2.800.