El año pasado, por estas fechas, Mario Mola tenía prácticamente en la mano su tercer título de Campeón del Mundo de triatlón. El balear contaba con tres podios -Abu Dhabi, Yokohama y Leeds- y un cuarto puesto en Bermuda. Después vendrían tres triunfos consecutivos –Hamburgo, Edmonton y Montreal– que le harían afrontar la Gran Final de Gold Coast con la mayor de las garantías.

Esta edición la situación es completamente distinta. Tras la primera victoria del año, en el que en una remontada maravillosa terminó imponiéndose al británico Alex Yee, problemas físicos le han llevado a encadenar tres carreras fuera del TOP20, que le han alejado de los primeros puestos de la clasificación, que encabeza el francés Vincent Luis con 3.200 puntos.

Pero no todo está perdido. Básicamente porque las tres próximas carreras del calendario, Montreal, Hamburgo y Edmonton, son en distancia sprint, en la que Mario es el mejor triatleta de la historia con diferencia: de las últimas siete pruebas en esta distancia, las celebradas hasta el momento desde el comienzo de la temporada 2017, se ha hecho con seis victorias y un segundo puesto. En 2017 se hizo con las tres carreras que se disputaba en este formato, Gold Coast, Hamburgo y Edmonton. En 2018, en Hamburgo y Edmonton (y segundo puesto en Abu Dhabi por detrás de Henri Schoeman). Este 2019 abrió el circuito ganando en tierras árabes, Abu Dhabi.

Lo que queda por delante

«Superados los problemas físicos que arrastraba en las últimas semanas» escribía hace unos días en su cuenta de instagram, «es hora de volver al trabajo para recuperar el estado de forma de comienzos de temporada«. Si Mario es capaz de lograrlo y recuperar el tono, y volver a  la misma línea de temporadas anteriores y lograse los tres triunfos, llegaría a la Gran Final de Laussane con 4.142 puntos.

El rival a batir, Vincent Luis

Suponiendo que su compañero de entrenamientos Vincent Luis fuese capaz de hacerse con la segunda plaza en estas tres pruebas llegaría a la cita suiza con 4.566 puntos. Pero igual que por el histórico sí es probable tres triunfos consecutivos de Mario, creer en tres segundas plazas del francés es más aventurado. Al igual que Mario es un triatleta muy fiable y constante, pero un peldaño por debajo: de sus últimas veinte participaciones en Series Mundiales, se ha hecho cinco triunfos, un segundo puesto y tres terceros.

Mario, por su parte, atesora nueve victorias, tres segundos puestos y un tercero. Trece podios frente a ocho.

No obstante, la opción está ahí: 4.566 frente a 4.142. Algo más de 400 puntos de diferencia. Teniendo en cuenta que la prueba da 1.250 puntos al primero, habría posibilidades más que reales de poder hacerse con el que sería el cuarto título consecutivo, aunque todas pasan por una nueva victoria de Mario y, como máximo, un séptimo puesto del francés.

Complicado, pero no imposible. Aunque Mario cuenta con un handicap importante: el magnífico rendimiento en las Grandes Finales de Luis. Se ha hecho con la victoria en las dos últimas, 2018 y 2017, y por naturaleza llega al final del calendario en un gran estado de forma.

Así que el debate está servido.