El pasado 14 de octubre de 2017 el triatleta Matt Russell volvia a nacer. El norteamericano, que disputaba el Campeonato del Mundo de Ironman, sufrió un gravísimo accidente durante el segmento ciclista que le tuvo varios días convaleciente. Según relató su compatriota Jesse Thomas, que rodaba unos metros por detrás, una furgoneta salió a la carretera sin avisar impactando de pleno con el deportista patrocinado por Skechers.

Afortunadamente a los cuatro días podía salir del hospital, aunque sin fecha de reaparición. De hecho estamos en marzo y aún no le hemos visto competir, y según parece no hay visos de hacerlo a corto plazo. Sea como sea, él sigue con su recuperación, y tal como ha compartido ayer en su cuenta de twitter, comienza a ver poco a poco la luz al final del túnel: “Espero y ruego que este sea el último trozo de vidrio que tenga que sacarme del cuello“, ha dicho Matt. En su momento recibió nada más y nada menos que 17 centímetros de sutura en el cuerpo. Él mismo llegó a decir que aquel corte puso su vida en peligro.

Esperemos que los deseos del norteamericano se cumplan y podamos verle en las carreteras de nuevo.