Entre tantas de las discusiones -en el sentido de debate- que puedan surgir en una conversación entre triatletas una de ella puede girar en torno al descenso sobre la bici: ¿es mejor una bici de carretera o una aero? Bien, si queremos tratar de dar respuesta a la cuestión, debemos de tener en cuenta una serie de variables.

Las características del descenso

Si hablamos de una constante sinuosa de curvas al más puro estilo del Alpe d’Huez o si está empinada y mal asfaltada sin duda una bicicleta de carretera tendrás todas las de ganar en un descenso de estas características. Como sabemos sobre «la de ruta» el manejo es siempre más sensible y eficaz, al contrario que la bici aero, que tiene más peso en la rueda delantera y es más difícil de cambiar el peso y posición debido a las limitaciones de manejo. Además, si tienes en cuenta que las ocasiones en las que podrás usar las barras de la «cabra» para acoplarte, el margen de ganancia por aerodinámica queda fuera de juego por completo.

Si por el contrario te encuentras ante un descenso poco técnico, no muy empinado y tienes, permítenos la expresión, las pelotas para aguantar sobre las barras acoplado, ten claro que vas a volar sobre la cabra. Además, no necesitas mucho tiempo sobre los extensores para recuperar las posibles pérdidas por una técnica de bajada deficiente.

Tu habilidad como ciclista

Como poco es tan determinante como las características del terreno, si no más. Si has pasado horas y horas entrenando encima de tu cabra, enfrentándote a carreteras técnicas y complicadas, si estás acostumbrado a circuitos complicados y familiarizado con este tipo de manejo, seguramente no tendrás ningún tipo de desventaja significativa al descender sobre ella.

Si eres de los que sólo coge la cabra el día de la prueba y prefieres la de ruta para todos tus entrenamientos, hay algo con lo que ya puedes empezar a contar: vas a perder segundos cada vez que te enfrentes a una bajada.

Y por supuesto, más allá del terreno y la habilidad, la propia confianza que tengas sobre las dos ruedas hará la mayor parte. Como decíamos más arriba: las pelotas te hará volar sobre la bici.