El ciclista belga Michael Goolaerts, del equipo Vérandas Willems-Crelan, ha resultado gravemente herido al estrellarse en la zona empedrada de Briastre, la segunda más grande de la París-Roubaix, que se está disputando hoy domingo en el norte de Francia.

El ciclista flamenco de 23 años, procedente de Lierre, se encontraba en el pelotón cuando sufrió una caída en una ligera bajada, donde los adoquines estaban especialmente embarrados y con restos de grasa, después de la lluvia que ha caído durante toda la mañana del domingo.

Michael Goolaerts

Foto: Twitter // Ciclismo Internacional

 

Eran las 13:45 cuando tuvo lugar el accidente en esta zona, calificada con tres estrellas sobre cinco. El corredor sufrió un paro cardíaco. Los equipos de rescate acudieron a auxiliar al ciclista belga practicando un masaje cardíaco con desfibrilador. Fue reanimado y transportado en helicóptero a las 14:50 horas por el SMUR al Hospital de Lille. “Presenta una parada cardiorrespiratoria”, señala el comunicado del hospital de Lille en el que es atendido por una unidad especial de cardiocirugía, y que presenta su estado como “de vida o muerte”.

Según las suposiciones de los médicos, la caída fue consecuencia del paro cardíaco y no a la inversaChristian Prudhomme, director de la carrera y también del Tour, dijo que la situación de Gololaerts “es muy preocupante”. Explicó que en Lille se le está sometiendo a diversas pruebas radiológicas y scaners. Su equipo solo recordó que “nuestos pensamientos están con Michael y sus familiares. No tenemos más información”

 

La prueba ciclista francesa está previsto que termine a las 17.15 horas en el velódromo de Roubaix. Por ahora, las caídas están siendo las grandes protagonistas de la jornada, debido al mal estado de muchas zonas adoquinadas como consecuencia de las lluvias registradas durante los últimos días, aunque parece que el sol va a terminar acompañando el final de la prueba.

Fuente: France3