Tremenda y emocionantísima victoria hoy en la Vuelta del Michael Woods, con la que seguro todos nos hemos emocionado hoy un poco. Era su primera su primera victoria en una gran Vuelta. El canadiense, una ex promesa del atletismo mundial, se ha impuesto hoy en el Monte Oiz y no ha podido contener las lágrimas tras cruzar la meta. ¿El motivo? No solo la victoria, hce apenas dos meses perdió a su hijo en el parto y a él le dedicó el triunfo.

“Había muchísima gente gritando mi nombre desde las cunetas y desde la radio me dijeron que lo hiciese por mi familia. Mi mujer y yo perdimos a nuestro hijo durante el parto hace dos meses. Perdimos a nuestro pequeño. Su nombre era Hunter. Todo el tiempo durante la escalada estaba pensando en él. Quería ir a muerte y ganar por él. Y lo he hecho”, explicó sensiblemente emocionado Woods ante los micrófonos de la organización.

Una expromesa del atletismo

El ciclista del Education First empezó probando suerteen el atletismo, especializándose en la distancia de 1.500 metros. Con 17 años ya corría la mítica distancia en 3.42 e incluso llegó a ganar los Panamericanos en categoría júnior, pero las lesiones le obligaron a probar la bicicleta de su padre y convertirse en lo que es hoy, ciclista.

En 2013 lo descubrieron para el ciclismo tras ganar en Hawai el ascenso al volcán Haleakale y poco después pasó al Optum continental y más tarde, en 2016, al Cannondale. Ya era profesional del máximo nivel. En la cima del Monte Oiz llegó su primera victoria en un gran vuelta, con la dedicatoria más emotiva.