El otro día hablábamos de que Michal Kwiatkowski había publicado en Strava los datos de la Milán San Remo, en la que se había hecho con el KOM del Poggio, la última subida y en la que respondió junto a Julien Alaphillipe al ataque de Peter Sagan.

Pues hay no quedaron las heroicidades del polaco. Además de la victoria y el KOM, en el sprint final fue capaz de alcanzar nada más y nada menos que los 1.200 watios de potencia y una velocidad de 61 kilómetros por segundo.

En el cómputo del sprint, de unos quince segundos, la potencia media fue de 831 watios, con el citado pico de 1.220 watios.

strava

Foto: Strava

Una barbaridad. Con esa potencia habría podido encender el microondas, que requiere de 800 watios, y se quedaría muy cerca de hacer funcionar el secador de pelo, que requiere de 1.500, para que os hagáis a la idea.