En triatlón siempre se dice que en el sector de natación “no se deben mover las piernas para no cansarlas para hacer la bici y después correr”. Pero, ¿debe hacerse así?

Al igual que la posición de las manos y codo alto, de la que ya os hablaba en otro artículo, el batido de piernas no sólo tiene un efecto propulsivo, sino que también lo tiene de elevación del cuerpo.

Articulo relacionado: Mano y antebrazo en la fase subacuática de la natación a crol

Según nuestra velocidad, posición y ángulos de la batida de pies de crol ejerceremos una mayor o menor fuerza de arrastre y elevación al nadar.

Es por eso por lo que la flexibilidad del tobillo y de las articulaciones del pie es muy importante para que la resultante de la dirección de la fuerza propulsiva se aproxime a la dirección de la fuerza de desplazamiento.

pies batida crol triatlon

Una rotación interna del pie hace que el dorso del pie tenga más superficie de contacto con el agua y que por tanto mejore tu batida de pies de crol.

Funciones del batido de pies de crol

  • Evitar que el cuerpo se hunda
  • Contrarrestar las posibles rotaciones generadas por el rolido del tronco.
  • Evitar las lateralizaciones generadas por el movimiento de los brazos en las brazadas de crol.

¿Y entonces no sirve para propulsarte?

Pues sí y no. Está demostrado que el batido de pies de crol contribuye a la propulsión hasta una velocidad de 1,3-1,5m/s, dependiendo del nadador. Es decir, en un primer momento sí que te puede ayudar a avanzar, pero en cuanto las brazadas de mano tomen la inercia necesaria los pies sólo servirán para hacer lo explicado en los tres puntos anteriores.

Entonces, ¿hay que moverlos , o no?

Hay que moverlos, eso está claro, pero no específicamente para propulsarte. Una vez conseguido mantener estables los desequilibrios de los que hablamos, debes trabajar tu técnica para invertir en ellos la menor cantidad de energía posible. Si haces una batida de pies de crol muy intensa lo que harás será tener un gasto calórico demasiado elevado.

Cómo entrenar la batida de pies de crol 

En mi trabajo como entrenador suelo meter en las sesiones de piscina trabajo de pies de batida de pies de crol en vertical. Es una posición en la que el mismo nadador puede mirarse mientras lo hace con lo que el feedback es directo. Las fases de trabajo serían:

  • Se puede empezar con las dos manos agarradas al filo de la piscina.
  • Una vez conseguido hacer bien así  soltar una mano y mantener una agarrada solamente.
  • De ahí se pasaría a no estar agarrado con ninguna mano, y estas colocadas detrás de la espalda.
  • Ya más difícil, con las manos en los hombros, y siempre manteniendo la batida de pies de crol.
  • Y para terminar con las manos juntas y los brazos estirados por encima de la cabeza.

Sobre el autor de este artículo

JuanP Vázquez entrenador de triatlónEntrenador Nacional de TriatlónEspecialista en Larga Distancia y Rendimiento, Oficial de Triatlón (Juez), Biomecánico y Readaptador Deportivo. ¿Necesitas un entrenador? Estaré encantado de explicarte cómo trabajo y así unirte a mi grupo de entrenamiento.
JuanP Vázquez Entrenador de triatlón

 

Artículos relacionados:

Mano y antebrazo en la fase subacuática de crol

¿Hay que mover los pies en la natación de un triatlón?

¿Cuánto se mejora cuando vas a pies en natación?

Fases de la salida de natación desde el poyete