Barro, dificultad y frío son características comunes de esta bonita disciplina ciclista del mountain bike (MTB), con ciertos parecidos a su disciplina hermana del ciclocross (CX). Al comenzar en este precioso y complicado mundo de las planificaciones no entendía las razones por las cuales mis maestros en el periodo de prácticas en la Blume (Sergio y Benito de Torres y Adrián Ruano) utilizaban esta gran herramienta durante el frío invierno de la meseta.

Me auto convencía de su utilidad sin ningún tipo de estudio detrás que sustentase esto… Pero con el paso del tiempo entiendes que todo tiene un porqué justificado y contrastado.

Analicemos la gran riqueza que aporta al entrenamiento de base del triatleta el uso de la bicicleta de montaña o ciclocross:

  1. Trinomio FUERZA-TÉCNICA-VELOCIDAD (Iván Muñoz): Tres aspectos indispensables durante los mesociclos de Acumulación o Preparación General, dándoles prioridad respecto al desarrollo de otras cualidades fisiológicas.

Te aporta un dominio de la bicicleta enorme, desarrollas la fuerza máxima y específica al mismo tiempo.

  1. Sistema Progresivo de Frecuencia Cardiaca (SPFC): Ión Camus, entrenador reputado del equipo de Natación SEK, utiliza este sistema de entrenamiento en sus atletas de velocidad. Consiste (de forma muy simplifiacada) en hacer series aumentando la velocidad de las mismas a medida que avanza el bloque del entrenamiento, involucrando a casi todos los sistemas energéticos pero de forma inespecífica, sin centrarnos en ninguno en concreto, solo “tocando” y “estimulando”.

La MTB te aporte este trabajo de forma natural, con el terreno ondulado, sinuoso y técnico.

  1. Menor volumen-mayor mejora: los entrenamientos de mountain bike se desarrollan en un tiempo menor que los de ciclismo en ruta, debido al mayor desgaste muscular, dificultad y estrés que genera en el organismo. Por eso, a la hora de valorar las cargas de entrenamiento, se le otorga un coeficiente mayor comparado con la bicicleta de carretera.

Esto nos disminuye el riesgo de lesión por sobreuso y tendinopatías.

  1. Variabilidad de estímulos: “si quieres conseguir resultados diferentes entrena de forma diferente”. No es ninguna verdad absoluta pero se puede acercar. El entrenamiento cruzado de este deporte que nos hace tener un “motor” muy muy grande se basa en lo variado de los entrenamientos, la no monotonía. Por eso este trabajo diferente pero complementario es recomendable para todos los triatletas, sea cual sea su nivel.

4 razones que podemos compartir o discutir, estar a favor o en contra, pero lo que está claro es que beneficios presenta, a todos los niveles y con transferencias positivas en las 3 disciplinas de nuestro amado deporte.

Ahora te toca a ti elegir cómo enfocar tu temporada y a tu entrenador encajar las piezas, todo con el objetivo común de exprimirte como un limón y conseguir los objetivos propuestos.