Terrible noticia pero, a la vez, noticia esperada tras saber que ya no había nada que hacer en la guerra que le había plantado la corredora estadounidense Gabe Grunewald a la enfermedad desde el año 2009, cuando le fue detectado un cáncer. Con tan solo 22 años se le detectó un carcinoma quístico adenoide, una forma rara de cáncer que se encuentra principalmente en las glándulas salivales. A pesar de ello, Grunewald consiguió un año después un segundo puesto en la final de 1500 mientras estaba en la Universidad de Minnesota. Luchó de nuevo cuando le diagnosticaron cáncer de tiroides más tarde en 2010, pero no renunció a seguir compitiendo. Terminó cuarta en los Trials de 2012 y el verano de 2013 sería uno de los mejores en su carrera deportiva, consiguió sus mejores marcas en las pruebas de 800 (2:01.38), 1.500  (4:01.48)y 3.000 metros (8:42.64). En 2014 fue campeona estadounidense de los 3.000 metros en pista cubierta lo que le hizo poder acudir a al Campeonato del Mundo indoor celebrado en Sopot (Polonia).

El sábado pasado, tras diez años de lucha, los análisis de Grunwald reflejaban que no había nada que hacer. Por eso, su esposo Justin tomó la difícil decisión de que era hora de despedirse de su esposa para siempre. Durísima decisión para una persona que lleva más de diez años luchando contra la enfermedad.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

At 7:52 I said “I can’t wait until I get to see you again” to my hero, my best friend, my inspiration, my wife. @gigrunewald I always felt like the Robin to your Batman and I know I will never be able to fill this gaping hole in my heart or fill the shoes you have left behind. Your family loves you dearly as do your friends. When @chipgaines made the final push in his #chipinchallenge I could feel your happiness building and could also see that this made you ready to head up to heaven. Chip thanks for helping her to go up so peacefully with no suffering. To everyone else from all ends of the earth, Gabriele heard your messages and was so deeply moved. She wants you to stay brave and keep all the hope in the world. Thanks for helping keep her brave in her time of need 😪🙏🏻 #keeprunningonhope #bravelikegabe 📸 @pixelcrave 📷 @kohjiro_kinno

Una publicación compartida de Justin Grunewald (@justingrunewald1) el

«A las 7:52 dije: ‘No puedo esperar a volver a verte. A mi héroe, a mi mejor amiga, a mi inspiración, a mi esposa», publicaba en su cuenta de Instagram Justin Grunewald, marido de Gabe y médico también.»Siempre me sentí como si fuera Robin de Batman y sé que nunca podré llenar este enorme vacío en mi corazón ni llenar las zapatillas que dejas aquí», confirmando así su fallecimiento. Una noticia que, por más que fuera esperada desde principios de semana no ha dejado de afectar a toda la comunidad internacional que ama el atletismo.

Descansa en paz, luchadora.