Y la historia continúa. Y las muertes siguen inundando las noticias internacionales. Otro tremendo episodio trágico que pone en tela de juicio la seguridad en las carreteras.

 

 

El pasado 15 de mayo, la triatleta alemana Julia Viellehner ingresaba en el hospital Bufalini de Cesena, el mismo en el que se encontraba Nicky Hayden, tras ser embestida por un camión en la carretera provincial 24 delle Forche, en Galeata (provincia de Forlì-Cesena). Según la reconstrucción de los hechos de los Caribinieri italianos, Julia se encontraba entrenando en bici con su novio y un amigo para subir el Passo delle Forche cuando, de repente, un camión le enganchó con la rueda trasera y le arrastró durante 7-8 metros. El conductor del camión se dio cuenta rápidamente, se detuvo, pero ya era demasiado tarde: la bici quedó completamente aplastada y las piernas de Julia sufrieron graves heridas.

Los médicos tuvieron que amputar ambas piernas a la triatleta alemana para intentar salvar su vida. Pero no ha sido suficiente. Hoy su compañero y entrenador Tom Stecher anunciaba su muerte a través de las redes sociales: