La natación requiere de un gran número de repeticiones. Es esta naturaleza repetitiva la que exige demanda grandes cantidades de fuerza y resistencia a nuestros músculos. Es importante conocer qué músculos son los que se implican durante este ejercicio y cómo lo hacen con el fin de reforzarlos correctamente y prevenir posibles lesiones.

Dentro de los músculos principales encontramos los siguientes:

Tríceps braquíal: lo usamos en la fase de entrada en la extensión del codo y durante el agarre, tirón y empuje, donde nos ayuda a mantener la extensión del brazo.

Deltoides: se trata de uno de los músculos más importantes debido a que es responsable de cambiar la posición del húmero y, por consiguiente, de todo el brazo. Está implicado en todos los movimientos, actuando como estabilizador.

Pectoral menor: está implicado en la elevación del brazo en la fase de entrada y en el recobro con la elevación del brazo.

Redondo mayor: tiene una función aductora (aproximación a nuestro cuerpo) del brazo en la entradaextensión de éste en el agua y rotadora interna en la fase del tirón. Pertenece al grupo muscular del  manguito de los rotadores que son muy importantes en la estabilización de la articulación del hombro.

Biceps braquíal: este músculo está implicado en la fase del agarre y en el tirón, trabajando en la flexión.

Dorsal ancho: se trata del más grande, ancho y fuerte de todos el tronco. Toma parte en la fase del tirón, ayudando en la abducción del brazo así como en la rotación.

Pectoral mayor: entra en juego durante el tirón y su función principal es la de aducción del hombro, aunque actúa también en la rotación, flexión y extensión. Además, por la disposición de sus fibras, mediante una acción pasiva puede realizar una inspiración de forma accesoria, al levantar los brazos.

Pronadores: este grupo muscular se encuentra formado por el pronador redondo y el pronador cuadrado, ambos implicados en la fase de entrada de la mano en el agua. El pronador redondo trabaja en la pronación y flexión del antebrazo, el cuadrado lo hace también en la pronación del antebrazo y mano, así como en la extensión del brazo.

Foto: Speedo

Foto: Speedo

 

Supinadores: situado en el antebrazo se ocupa de provocar la rotación del mismo, ayudando a la mano a ir de pronación a semi-supinación durante la extensión del brazo en la fase de entrada en el agua.

Flexor largo y profundo de los dedos, palmar mayor, palmar menor: conjunto de músculos implicados durante la fase acuática del brazo, es decir, en la entrada, agarre, tirón y empuje debido a la supinación y flexión de la muñeca.

Trapecio: se trata de un músculo sumamente importante  a la hora de mantener la postura, ya que se trata del principal responsable de que los hombros no cedan y mantengan su posición cuando los cargamos de peso. Durante el recobro ayuda al brazo en su elevación.

Recto del abdomen: está implicado en la posición y movimiento del tronco, junto con los oblicuos, el trapecio y los músculos abdominales. Interviene durante la respiración, cuando se contrae por partes durante la espiración.

Oblicuos: la contracción de los oblicuos de un solo lado del tronco determina la flexión lateral. La contracción simultánea de ambos lados tiene la función de ayudar al recto abdominal durante la flexión del tronco.

Abdominales: son fundamentales para la fuerza y la estabilidad. Tienen la función de mantener la posición erecta y producen la  flexión de la columna vertebral a través de las costillas y su contracción unilateral produce inclinación lateral del tronco hacia el mismo lado.

-A estos grupos principales habría que añadir otros como el cuadriceps, el psoas iliaco, tibial y gemelo, isquiotibiales o glúteo mayor.

Como podemos ver, la natación es un deporte que implica gran cantidad de grupos musculares diferentes. Conociendo ahora cuáles son los principales músculos que intervienen durante nuestro entrenamiento en el agua, podremos dirigir especial atención a ellos con el fin de trabajar de manera óptima en su fortalecimiento, además de hacer hincapie en ellos durante nuestros estiramientos para relajar correctamente y prevenir lesiones.

Fuentes: swimmingscience.net, i-natacion.com