Probablemente muchos de vosotros hayáis leído alguna vez el libro de Chistopher McDougall, Nacidos para correr, el libro que todo runner (y todo triatleta) ha de tener en su estantería. Nos habla de correr descalzos, de por qué corremos, de disfrutar de avanzar kilómetros y kilómetros… Y de la historia de los indios Tarahumara, que son capaces de correr cientos de kilómetros sin descanso, sin zapatillas de deporte y sin lesiones. Una maravilla de libro con frases maravillosas, como ésta:

“Cada mañana, en el África, una gacela se despierta; sabe que deberá correr más rápido que el león, o éste la matará. Cada mañana en el África, un león se despierta; sabe que deberá correr más rápido que la gacela, o morirá de hambre. Cada mañana, cuando sale el sol, y no importa si eres un león o una gacela, mejor será que te pongas a correr”.

Y esto es lo que ha hecho hace unos días María Lorena Ramírez, una joven de tan solo 22 años originaria de la comunidad indígena rarámuri o tarahumara. Esta corredora consiguió el primer puesto en una prueba de 50 kilómetros campo a través en Tlatlauquitepec, Puebla. La carrera tuvo lugar el pasado 29 de abril y por segundo año consecutivo contó con la participación de más de 500 atletas de 12 países.

foto: Facebook

foto: Facebook Que todo Tehuacan se entere

Más de 7 horas corriendo con una falda y un par de sandalias

María Lorena Ramíez recibió un premio de 6.000 pesos por su primer puesto en la prueba de 50 kilómetros (poco menos de 300 euros). Y, como se puede observar en las fotos, no lleva la típica ropa deportiva que estamos acostumbrados todos a ver en este tipo de carreras. Lorena utilizó para esta prueba la vestimenta tradicional de su comunidad, una falda y un par de huaraches (sandalias con suela de neumático). Con esta equipación corrió durante un total de 7 horas y 3 minutos los 50 kilómetros.

El año pasado, Ramírez quedó en segundo lugar en la Ultramaratón «Caballo Blanco 2016», en Chihuahua, en la categoría de los 100 kilómetros. Lorena no estuvo sola durante esta aventura.  Correr es algo más que habitual en su familia. Estuvo acompañada por su hermano mayor, que corría la prueba de 30 kilómetros. Ambos consiguieron llegar a Tlatlauquitepec gracias al apoyo de los organizadores del certamen. Hicieron más de dos días de viaje por tierra desde su comunidad, en la Ciénega de Norogachi (municipio de Guachochi), hasta el Estado de México.

De acuerdo con los organizadores “Lorena se dedica a cuidar su ganado: tiene vacas y chivas, entonces camina entre 10 y 15 kilómetros diarios con los animales”. Para mantenerse hidratados, los corredores tarahumara consumen pinole, un polvo de maíz con agua que además es parte de su dieta básica.

Viralización a través de las redes sociales

Lorena Ramírez ha dejado a medio mundo con la boca abierta. Donde las grandes marcas del deporte no llegan con su despliegue tecnológico y calzado y ropa deportiva, un canto a nuestra vuelta a los orígenes a través de la historia de los indios Tarahumara. La foto de Lorena en el pódium ha sido compartida en Facebook más de 56.000 veces. Por algo será.

Fuente: diariodemexicousa.com