2019 será una temporada crucial para Nairo Quintana. El colombiano, dos veces segundo en París por detrás de Chris Froome, termina contrato con Movistar. Una renovación que hace un par de temporadas, cuando se alzó con la victoria en La Vuelta a España, parecía asegurada ad infinitum, ya no se ve tan sencilla. “Ya iremos viendo lo que hacemos en el futuro“, ha dicho recientemente en una entrevista para France 24. “Por ahora, estamos pensando en tener una gran temporada con este equipo que siempre me ha tratado bien“.

Para el año que entra, su compañero de equipo Mikel Landa ya ha hecho públicas sus intenciones, queriendo correr Giro y Tour. Por su parte, Alejandro Valverde, con el maillot de Campeón del Mundo logrado en Innsbruck, con más ganas de competir en clásicas, todo apunta a que Nairo Quintana volverá a acudir a tierras galas en julio.

Lo hará con 29 años, con la presión de saber que el recorrido preparado por ASO se adapa a sus características a la perfección, y que otras figuras como la de Egan Bernal vienen con fuerza a amenazar su preponderancia en el ciclismo colombiano. “Las montañas están a nuestro favor, y los pasos a gran altitud, eso me conviene porque allí es donde vivo y entreno“, dijo.

No me gusta eso de que haya tres líderes“, ha reconocido Nairo, al tiempo que confirma que Eusebio Unzué continúa pensando que sí es posible triunfar en los Campos Elíseos con tres figuras de renombre. “Él está convencido de que es posible“.

2018, un año pero de lo esperado

Hemos tenido años mejores“, ha afirmado el de Boyacá. “Había llegado a un nivel muy bueno, pero las cosas no salieron como queríamos. Siempre me ha parecido que me faltaba una pizca de punch. La etapa que gané en el Tour de Francia fue un momento brillante, pero yo quería mucho más“.