El debate está abierto. Hace unos días Mavic presentó sus nuevas zapatillas, las Comete Ultimate, que tienen un precio de venta recomendado al público de nada más y nada menos que 1.000 euros. La marca francesa asegura que en cada pedalada se ganan 4,2 watios. Unos diréis que no es moco de pavo, sobre todo por el ahorro de fatiga que puede generar en las pruebas de larga distancia de triatlón, o en las pruebas cicloturistas que acumulan kilómetros como si no costasen. Otros… que es una barbaridad.

Las Mavic Comete Ultimate son, en teoría, el calzado tecnológicamente más avanzado jamás hecho: 240 gramos de peso para la talla cuarenta. Tienen un exoesqueleto externo hecho en fibra de carbono y un botín interior, ergonómico, que proporciona el ajuste y la comodidad que necesitamos. El botín de marras lo hay en tres modelos: ciclismo con lluvia, otro con calor y otro con frío.

¿Qué os parece la inversión? Posiblemente para los PROs sea una inversión importante, cuando te estás jugando ganar, y con ello muchos patrocinios y dineros, pero ¿en los populares como nosotros? ¿Sale a cuenta?