«Durante veinte años perseguí récords mundiales en la pista, nunca conseguí ni uno. ¿Quién iba a decirme que todo lo que tenía que hacer era ponerme un par de botas de esquí?«. Esto es lo que escribía Nick Symmonds en sus redes sociales hace apenas un par de días.

A sus treinta y cinco años, el que fuera especialista en la prueba de 800 metros y en la que llegó a ser subcampeón del mundo en 2013, olímpico en 2008 y 2012, dista bastante del atleta que fue. Entre sus mejores marcas cuenta con un 47.45 en 400 metros; 1:42.95 en 800 metros; 3:36.05 en 1.500m y 3:56.7 en la milla.


En los últimos tiempos, poco a poco se ha ido separando del atletismo de élite, llegando incluso a publicar en diciembre de 2018 una fotografía con un importante sobrepeso, con diez kilos de más con respecto a las imágenes cuando le veíamos competir: el año pasado abandonó por completo el profesionalismo y sin entrenamientos ni competiciones a la vista, se centró en su canal de youtube y la dirección de RumGum, la marca de nutrición que -con éxito, todo hay que decirlo- fundó hace unos años. No obstante, el 1 de enero de 2019 anunciaba su intención de volver a entrenar, de cara a bajar de los once segundos en los cien metros. Por el momento no lo ha logrado, ya que está en 11.52, pero al menos le ha valido para volver a ponerse en forma y buscar objetivos concretos.

Nick Symmonds

Foto: Facebook // Nick Symmonds

Mientras busca esos objetivos, ha vuelto a dar rienda suelta a su vena más estrafalaria, la misma que en 2012 le llevó a tatuarse en el hombro la cuenta de twitter de una agencia de comunicación de Milwaukee, Hanson Dodge Creative, que le pagó 11.000 dólares. Pero no queda ahí la cosa: recientemente publicaba un vídeo en su canal, en el que cuenta con más de trece mil suscriptores, defendiendo la posibilidad de compatibilizar el entrenamiento con el consumo de marihuana.

Nuevo objetivo: récord mundial 100 metros con botas de esquí

Pero, ¿qué hace una persona que siempre ha corrido pruebas de 800 metros corriendo ahora un 100 metros con botas de esquí? Son muchos los expertos en su país a los que les asombra ver cómo un deportista de su talla ha caído en algo así. Nick Symmonds era un joven de éxito deportivo a nivel universitario y olímpico. Ahora, con la edad perfecta para seguir siendo competitivo, dista mucho de figuras como la de Kipchoge -34 años- o Jan Frodeno -recién cumplidos ayer 38 años con una nueva victoria-.

Sin embargo, Symmonds está completamente fuera de juego: más allá de su trabajo como CEO de RumGum, se dedica a vender noticias sensacionalistas que poco aportan. Y como buen youtuber, tiene muchos que le apoyan en sus extravagancias, como ésta de correr con botas de ski, y otros tantos que le piden honestidad consigo mismo y tratar de volver al nivel de cuando fue universitario, olímpico y subcampeón del mundo.

Nick Symmonds

Foto: Youtube // Nick Symmonds

El récord en cuestión, mejorado en más de treinta centésimas

Al menos Symmonds ha demostrado que está capacitado para escapar de un alud de nieve con garantías: ha parado el crono en 13.71, mejorando en más de treinta centésimas el tiempo anterior, del británico Max Willcocks, que lo logró hace más de tres años, en 2016, en un evento recaudando fondos en la lucha contra el cáncer. Curiosidad: el tiempo previo -parece que ésto de correr con botas no es algo aislado- era de 17.65, del alemán Herr Ortolf.