Posiblemente para una prueba de corta distancia apenas haya que desplazarse unos kilómetros en coche, pero para un media y un larga quizás nos toque hacer varias horas de viaje e incluso pernoctar fuera de casa uno o dos días. Es lo que ocurre sobre todo cuando nos inscribimos a pruebas Ironman fuera de España.

Como todo en esta vida, tiene sus pros y sus contras. Por un lado te permite descubrir lugares distintos a los que vemos habitualmente, incluso nos sirve si alargamos la estancia de periodo de vacaciones, pero por otro lado nos exige tener más cuidado con determinados factores previos a la competición, que al fin y al cabo es lo importante.

El estrés

En los viajes en los que se va fuera de casa lo primero es tratar de reducir el estrés al mínimo. ¿Y cómo se hace? Teniendo todo preparado. Hay que recordar el triste caso de la buena de Saleta Castro a quienes desde Vueling perdieron su bicicleta. Y en su caso afortunadamente hubo un final feliz, pero conocemos casos de gente que ha tenido que competir con bicicletas prestadas o de alquiler.

Además del tema del traslado de nuestros enseres, hay que tener en regla con anterioridad todos los temas de documentación (pasaporte, por ejemplo), en caso de que hiciese falta.

Conviene también conocer de antemano todos los procesos de recogida de dorsales, entrada en los boxes, etc. Para ello, conviene ir revisando la información enviada por el organizador (en el caso de Ironman la verdad es que suelen controlarlo bastante bien, todo son facilidades)

Plan nutricional

La ingesta alimenticia de los días previos es básica, ya os lo hemos dicho por aquí en alguna ocasión. Hay que cerciorarse de que aunque estemos a centenares de kilómetros de casa, vamos a poder alimentarnos correctamente. En este sentido, os recomendamos que os leáis el artículo de Ignacio Muñoz de Cómo influye el hotel que escojamos y su cocina en nuestro rendimiento en triatlón.

Además, tendremos que informarnos sobre la gastronomía típica de la zona a la que viajamos, para ver qué ingredientes se utilizan habitualmente, y sobre todo, cómo se especian.

Foto: Flickr // hendrikaufmkolk

Foto: Flickr // hendrikaufmkolk

Hidratación

En los días previos es igual de importante estar hidratado, así que independientemente de que vayas en coche, avión o tren, te recomendamos que lleves un par de botellas de litro y medio a mano, porque nunca sabes cuánto tiempo vas a estar sin poder acceder a agua mineral.

Además ten en cuenta que la calidad y la tipología del agua allí donde vayas no tiene por qué ser a la que estás acostumbrado, así que para evitar riesgos innecesarios te recomendamos que el agua siempre sea embotellada.