Posiblemente lo hayáis sufrido en alguna ocasión, y principalmente en estos meses de invierno: el empañamiento de las gafas cuando sales a pedalear. La explicación es muy sencilla: el aire húmedo que asciende por la cara del ciclista se condensa en las gafas por culpa de la diferencia de temperatura de las dos caras de nuestras gafas. Y da igual que sean gafas de sol que gafas graduadas.

¿Por qué se empañan las gafas de ciclismo?

La diferencia de temperatura puede ser positiva o negativa: o una subida de la temperatura de nuestro cuerpo, manteniéndose el aire constante, o bajando éste y estando nuestro cuerpo constante. Si usáis gafas graduadas os habrá ocurrido también al entrar en un local cerrado en invierno.

Sea como sea, afortunadamente, se puede evitar:

Cómo evitar que las gafas se empañen

  • Un truco que ya comentamos para desempañar las gafas de natación: escupir en el interior de la lente y frotar con agua. Esto es muy adecuado sobre todo para las mascarillas de btt.
  • Frotar los cristales con pasta de dientes. Aunque no lo creáis, se genera una capa invisible que protegerá las lentes evitando que se empañen.
  • Limpiar las lentes con vinagre diluído en agua.
  • Utilizar cristasol.
  • Utilizar lavavajillas.
  • Frotar la parte interior con una patata cruda.
  • Aplicar líquido antivaho. En el mercado tenéis varias posibilidades interesantes.
  • Comprar, directamente, gafas con cristales antivaho. Las Uvex SGL 204 o las West Viking.