Nora Rónai es una nadadora brasileña que no solo bate récords mundiales a sus 93 años, sino que también nos da lecciones importantes en la vida. La primera de todas es que nunca es tarde para alcanzar nuestros sueños. Y nunca es tarde para dar el salto al triatlón si este deporte te apasiona de verdad.

Nacida en Croacia en 1924, en el seno de una familia de judíos italianos, tuvo que huir de la represión fascista de Mussolini con tan solo 17 años. Así es como llegó a Brasil. Se estableció en Río de Janeiro, donde más tarde se casó y tuvo dos hijas. Eran tiempos donde Nora, además de trabajar como arquitecta y profesora en la Universidad, tenía que cuidar de sus hijas. No había mucho tiempo para la natación y menos en una sociedad donde no estaba bien visto que las mujeres hicieran deporte. A pesar de ello, Nora Rónai nunca se sintió discriminada ni perdió un ápice de pasión y determinación por convertirse en nadadora.

Su familia, además, siempre apoyó su decisión de cumplir el sueño de convertirse en nadadora, aunque fuera ya a una determinada edad. A los 69 años, Nora Rónai convirtió su sueño en realidad.

 

Nora Rónai

Foto: BBC

“Si realmente quiere hacer algo, siempre hay tiempo”, dice Nora Rónai

Qué gran verdad dice esta arquitecta brasileña que decidió a sus 69 años que la edad no es ningún obstáculo para dedicarse a su gran pasión, la natación. Según Nora, “nadar me alivia emocionalmente, es como ir a una playa soleada y bonita donde puedo relajarme”. 

Energía y determinación han sido claves en el éxito de esta nadadora de avanzada edad que ha culminado su carrera deportiva en 2014 ganando siete medallas de oro en los Campeonatos Mundiales de Natación Máster de Canadá, además de poseer dos récords mundiales a sus espaldas, también conseguidos en 2014 con 90 años.

La historia de Nora Rónai ha dado la vuelta al mundo tras plasmar en un libro autobiógráfico la historia de su vida, “Memorias de un lugar llamado donde”. Una de esas historias de superación que nos gusta tanto y un verdadero ejemplo no solo para los deportistas de cierta edad, sino también para los más jóvenes. Conclusión: la edad no es obstáculo nunca para alcanzar tu sueño o disfrutar del deporte.

Fuente: bbc