Hace unos dias nos hacíamos eco del cartel de lujo que tendrá este año Ironman Frankfurt, donde veremos competir a los tres últimos Campeones del Mundo de Ironman. Sebastian Kienle, Jan Frodeno y Patrick Lange se medirán en tierras germanas por saber quién se hace con el Campeonato Europeo de la distancia. Pero no será la única prueba antes de octubre en la que veamos un cartel de auténtico lujo.

Holly Lawrence ha desvelado hoy, a través de su cuenta de Instagram, que Ironman 70.3 Oceanside volverá a contar con la presencia de grandes nombres para su edición de 2019. A la ya confirmada de Jan Frodeno, que lo hizo público hace unas semanas, hay que unir el nombre de Lionel Sandersganador de las ediciones de 2016 y 2017-, y Daniela Ryf, que debutará en tierras norteamericanas. La propia Holly Lawrence, ganadora en Oceanside en 2017, también será de la partida en tierras californianas.

Frodeno vs Sanders, reedición del duelo de 2017

El año pasado Jan Frodeno volvía a la actividad en Oceanside con la incógnita de saber cómo había recuperado de la lesión que, durante el transcurso de Kona 2017, le había apartado de la lucha por la victoria. Sanders, por su parte, venía con la vitola de subcampeón del mundo. El duelo, por todo lo alto, se saldó del lado de Frodo, que fue un auténtico martillo percutor: el más rápido en la natación, el más rápido en el segmento ciclista y el más rápido corriendo. En meta sacó casi cuatro minutos a un Sanders que se marchó para casa muy tocado moralmente.

De cara a esta edición, las incógnitas vuelven a estar ahí: Frodeno vuelve de lesión, y del rendimiento de Sanders poco sabemos. El de Skechers se hizo pasado mes de noviembre con la victoria en Ironman 70.3 Indian Wells, pero sin rivales que le pudieran complicar la carrera. A partir de ahí, a esperar acontecimientos. Recién cumplidos los 31 años y desplazado a Tucson, Arizona, parece que ha decidido afrontar la temporada como un triatleta profesional al uso, fuera de su caverna del dolor, pero habrá que esperar hasta el 6 de abril para saber si es capaz de pelearle a Frodeno el triunfo.