Tras su triunfo en Challenge Mallorca de hace apenas dos semanas, parecía que el gallego Pablo Dapena ponía el cierre definitivo a una temporada de quitarse el sombrero, de diez: Campeón del Mundo de Larga Distancia, colider del ranking Challenge junto a Sebastian Kienle, subcampeón de Europa y triunfos y podios de renombre. De hecho, en lo que compete a media y larga distancia, en ninguna de las actuaciones de este año se ha bajado del podio.

Pero Dapena nos tenía reservada una gran noticia final: Su 2018 que no ha pasado desapercibido para el equipo profesional Team BMC Vifit Sport Triathlon, y le ha fichado de cara a la próxima temporada, tal y como él ha publicado este mediodía en redes sociales. Se acabó el ir buscando la bici por todo el aeropuerto o esperar a que aparezca su mochila porque la compañía aérea de turno se la haya perdido.

A partir de ahora, Dapena podrá concentrarse única y exclusivamente en competir. Todo lo que implique la práctica y competición de triatlón, dependerá a partir de ahora del Team BMC (viajes, transporte, material, concentraciones, etc), lo que supone que diga adiós a los patrocinadores actuales. “Obviamente ya no llevo ninguna de las marcas que llevo hasta ahora, porque tengo que llevar las que lleva el equipo“, nos ha comentado por teléfono. Tras años de relación, se despide de enseñas como Viator, Specialized o Brooks para dar la bienvenida a otras como la propia BMC, Polar o Craft.

A nivel personal, el gallego se muestra, como es de esperar, muy ilusionado. “Muy contento“, afirma. “Tener la posibilidad de estar en un equipo así, creo que es un salto cualitativo a todos los niveles”. Y es que pasa a formar parte de la plantilla de uno de los tres mejores clubs de la actualidad, junto a Bahrain Endurance 13, en el que están gente como Jan Frodeno o Javi Gómez Noya, o el Erdinger Triathlon Team de Patrick Lange, Lucy Gossage y Andreas Dreitz.

A partir de ahora compartirá colores con gente como Bart Aernouts, segundo clasificado en la última edición del Campeoanto del Mundo de Ironman, Will Clarke, ganador en 2014 de Ironman Lanzarote, o el sueco Patrik Nilsson, recórdman de Ironman Barcelona, donde venció en 2016 uniéndose al selecto club de triatletas que han bajado de las ocho horas en la distancia.

Será en febrero cuando coincidan y les conozca en primera persona, en la concentración prevista en Sands Beach de Lanzarote, patrocinador también del equipo. “Poder compartir entrenamiento de equipo con gente de este nivel es un orgullo y un placer“, nos decía. “Y si se me puede pegar algo de gente de esta calidad, triatletas de nivel contrastado, yo encantado, a ver si me ayuda a curtirme un poco más“.

Cidade de Lugo Fluvial

Su fichaje por el club de origen belga no supone, sin embargo, que Pablo vaya a abandonar el Cidade de Lugo Fluvial. “No tengo ningún problema para competir, pero es como este año, al final tienes que priorizar“. Según parece, será a principios de temporada donde le veremos defender los colores del club con los que tantos éxitos ha logrado. “Alguna prueba, como la liga de clubes de duatlón, en marzo, lo usaré como entrenamiento de calidad“. A partir de ahí, lo que la temporada y los objetivos permitan. “Si van apareciendo huecos, lo haré“.